Recurso de inconstitucionalidad, un error legal y político

Por Rafael Alfredo Marcano Guzmán martes 13 de marzo, 2018

Tras conocerse el recurso de inconstitucionalidad sometido por un dirigente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) ante el Tribunal Constitucional, mediante el cual se pretende anular la disposición transitoria vigésima de la Constitución Dominicana del año 2015, que impide al Presidente Danilo Medina presentarse como candidato en las elecciones presidenciales del año 2020, muchas han sido las voces que se han hecho eco de esta situación.

Desde el punto de vista legal, el recurso de inconstitucionalidad sometido ante el Tribunal Constitucional resulta improcedente, toda vez que de conformidad con lo establecido por el artículo 36, de la Ley No. Ley No. 137-11, Orgánica del Tribunal Constitucional y de los procedimientos constitucionales, en donde se establece de manera textual lo siguiente: “Objeto del Control Concentrado. La acción directa de inconstitucionalidad se interpone ante el Tribunal Constitucional contra las leyes, decretos, reglamentos, resoluciones y ordenanzas, que infrinjan por acción u omisión, alguna norma sustantiva”.

Como puede apreciarse, en ninguna parte el artículo 36, de la Ley No.137-11, faculta a nadie a interponer este recurso de inconstitucionalidad para revisar algún artículo contenido dentro de la propia Constitución. En otras palabras, la Constitución no puede revisarse, ni confrontarse consigo misma.

Ante esta realidad solo queda al Tribunal Constitucional rechazar el recurso planteado. En caso de actuar de manera contraria y procediera a darle aquiescencia a la acción incoada, estaría cometiendo un gravísimo error, que atentaría contra la institucionalidad y la seguridad jurídica, a la vez de generar un clima de intranquilidad e incertidumbre en toda la sociedad dominicana.

La única vía posible para eliminar el artículo transitorio vigésimo es la reforma constitucional, la cual deberá hacerse respetando el artículo 267 de la Constitución Dominicana, que establece lo siguiente: “Reforma constitucional. La reforma de la Constitución sólo podrá hacerse en la forma que indica ella misma y no podrá jamás ser suspendida ni anulada por ningún poder o autoridad, ni tampoco por aclamaciones populares”.

 Desde el punto de vista político, no conviene a nadie a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), auspiciar e incentivar una nueva reforma a nuestra Carta Magna.

La sociedad dominicana valora en su justa dimensión la extraordinaria obra de gobierno del Presidente Danilo Medina, más en ningún momento podemos confundir esa aprobación a la gestión de gobierno con un respaldo incondicional a todas las decisiones que se tomen desde el Poder Ejecutivo.

La sociedad dominicana reclama mayores esfuerzos en el fortalecimiento de la institucionalidad del país, la cual será imposible de alcanzar si continuamos con el relajo y la ligereza de modificar la Constitución para satisfacer deseos personales o de un grupo alojado en el poder.

Nos toca defender la palabra empeñada del Presidente Danilo Medina, de que no se presentaría como candidato en las elecciones presidenciales del año 2020. Nos toca defender y cumplir con el acuerdo arribado entre el Dr. Leonel Fernández y el Presidente Danilo Medina, acuerdo confirmado y suscrito por el Comité Político, en donde se estableció la inclusión de ese artículo transitorio que hoy se pretende desconocer, como requisito indispensable para aprobar la modificación constitucional del año 2015.

Sigamos trabajando en favor del pueblo dominicano. Sigamos defendiendo la excelente obra de gobierno del Presidente Danilo Medina.

Trabajemos en la unidad y en el fortalecimiento del Partido de la Liberación Dominicana.

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar