Recordando a Milqueya Corporán

Por Olga Capellán lunes 16 de octubre, 2017

Era poco menos de la primera mitad de la década de los 70 cuando conocí a esa joven luchadora, miembro de la Juventud Revolucionaria Dominicana (JRD), apéndice del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y además voz oficial del órgano informativo de esa organización política, Tribuna Democrática; Milqueya Corporán.

Milqueya tenía una voz fina, pero firme y enérgica, era la única mujer para esa época (la de los 12 años del Dr. Joaquín Balaguer) que tenía la osadía de hacer alocuciones en público cuando el régimen, inclusive se lo había prohibido al Dr. José Francisco Peña Gómez y al profesor Juan Bosch.

Pero ella era valiente, a pesar de tener una contextura aparentemente débil, que nunca lo fue, ella era lo sublime de su partido, la que hacía vibrar a las masas con sus alocuciones junto a otros valiosos de sus compañeros, Hatuey De Camps, Fulgencio Espinal, Tony Raful, Juan José Encarnación, Juan Colón, y otros; algunos de ellos ya ido a destiempo.

Milqueya, al igual que sus compañeros de Tribuna Democrática, habían sido sometido a un estado de vigilancia por parte de los servicios de seguridad del Estado, razón por la cual en muchas ocasiones debió refugiarse en casas de algunos de sus amigos y/o compañeros de partido, entre ellos en Casa de Don José Eugenio Vargas (Gengo) y Doña Iris Mota, estos dos últimos ya fallecidos.

En aquel entonces Milqueya Corporán era una mimada de su partido, los cuales les reconocían sus meritos, y además admirada por todos sus compañeros de las cuales cobraba grandes elogios, luego pasada esta época de oro, en las últimas tres décadas nunca se le volvió a ver en los quehaceres políticos partidista, ni en el PRD ni en ninguna otra organización política.

Muchos de sus antiguos compañeros tanto de partido como de la universidad habíamos perdido sus rastros, y no fue sino hasta hace pocos meses cuando volvimos a reencontrarla, lo que sirvió de regocijo para muchos amigos, pero dice un refrán que: la felicidad del pobre dura poco.

Milqueya ya había enfermado, y el pasado día 28 de septiembre en hora de la noche recibimos la infausta noticia de su fallecimiento, y fue así como una gran tristeza nos invadió a todos.

Su velatorio pasó sin pena y sin gloria, y de su partido por el que tanto luchó solo una reducida comisión encabezada por el Dr. Rafael Suberví Bonilla (Fello) hizo acto de presencia en el mismo, olvidando con ello el compromiso contraído con la ex dirigente juvenil y locutora oficial de Tribuna Democrática.

Milqueya, compañera y amiga, aunque no nos volvimos a ver en los últimos tiempo, deseo el todopoderoso de brinde el descanso eterno, allí en un rinconcito dónde solo llegan los buenos.

Que Dios te acompañe siempre en tu última morada y conformidad para todos tus seres queridos, en especial para tus hermanos, Juan, Clara, Juan Eduardo y demás familiares, amigos y relacionados, que se ilumine tu sendero donde quiera que se encuentre tu alma; descansa en paz querida compañera y amiga Milqueya Corporán.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar