Reconocido juez dominicano es promovido por gobernador de NY a la Corte Estatal de Apelaciones

Por Miguel Cruz Tejada lunes 29 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ El reconocido juez dominicano Rolando Acosta, quien llegó a Estados Unidos a los 14 años de edad, fue promovido al circuito de apelaciones de la Corte Suprema Estatal de Nueva York por el gobernador Andrew Cuomo, quien ponderó sus méritos y probidad como magistrado.

Acosta, es ahora el jefe del importante circuito en el que se ventilan los casos más relevantes en tribunales de apelaciones de Manhattan y El Bronx y supervisará ambas cortes.

Ese circuito, está considerado uno de los más prestigiosos del sistema judicial de Estados Unidos.

Cuando llegó a Estados Unidos, siendo un adolescente, el juez Acosta no conocía una palabra en inglés, pero su vocación y deseo de lograr el éxito, lo llevaron a convertirse en un estudiante de excelencia y a graduarse con honores en la Escuela de Leyes de la Universidad de Columbia, después de obtener el bachillerato en la  prestigiosa secundaria DeWitt Clinton High School en El Bronx.

Descolló como lanzador en el equipo de béisbol “The Lions” (Los Leones) del plantel y fue reclutado para las Grandes Ligas, pero su inclinación siempre estuvo al lado de las leyes.

Es ahora uno de los administradores de la universidad.

Lleva 20 años destacándose en la jurisprudencia estadounidense

Quienes lo conocen y lo postularon a, la nueva posición, dijeron que el gobernador Cuomo debió haberlo nombrado desde hace 18 meses cuando se abrió el espacio en el circuito de apelaciones, pero por alguna razón, el primer ejecutivo del estado, no lo hizo.

Hasta ahora, es el único juez dominicano en llegar a la corte de apelaciones de Nueva York.

Cuando no tiene la toga en el estrado, Acosta está en la que exhibe con orgullo un cartel con fotografías de él, su madre, esposa e hijos, una bandera y el mapa de la República Dominicana.

También la placa que lo sitúa en el Salón de la Fama de los abogados que se han graduado con excelencia en  la Universidad de Colombia.

“Esto es un gran orgullo, pero nunca como muchacho, pensé en llegar a este nivel”, dijo el magistrado, recordando que ahora forma parte de la corte más poderosa en el estado de Nueva York.

“Esta sala es la cuna de la corte que tiene más poder en el estado de Nueva York y me recuerda que cuando niño en la República Dominicana, pensaba n venir a Nueva York, estudiar y destacarme”, relató el juez dominicano.

Otro de sus orgullos, es el de haber juramentado a Adriano Espaillat, como primer congresista dominicano en la Cámara de Representantes en Washington DC.

“Si puedo reducir el secreto de llegar a este cargo, la palabra sería trabajo. Mi mamá siempre lo que me dijo que fue nunca me olvide de donde vine”, agregó.

“Haber crecido en la República Dominicana me dio una experiencia, que creo me ayudó mucho para enfrentar los retos cuando emigramos a este país”, dijo.

Por Miguel Cruz Tejada

 

 

 

 

Apple Store Google Play
Continuar