Recetas, ruidos y campaña mediática

Por Francisco Rafael Guzmán

Dijo Fidel Castro, en ocasión de visitar el país en el 1998, que no había cosa más odiosa que las recetas. Eso parece una gran verdad, entendiendo que no se refería a las recetas médicas, las cuales también resultan ser muy odiosas por las reacciones secundarias de los medicamentos.

Muchas veces estos enferman más de lo que estaba el paciente al momento de ser recetados. El fenecido otrora jefe de Estado cubano se refería cuando a los políticos se les recomendaba algo, desde fuera de su escenario geográfico o del país en que gobiernan, cuando se le recomienda qué  hacer o cuales acciones debían tomar o asumir en el manejo de La Cosa Pública.

Si las recetas en general son muy odiosas, incluyendo a las recetas médicas, un ejemplo de recetas son las que da el Fondo Monetario Internacional en materia de manejo de la economía. Aparece una de ellas en el Diario Libre de hoy, martes 17 de mayo de 2022, en la que recomienda al gobierno dominicano bajar la inflación, reducir la deuda y apoyar a los vulnerables, pero no pueden ser más ridículas las autoridades del FMI.

Acaso creen que los que están pendientes del discurrir o acontecer se olvidan de lo que pasó en el 1984 en la República Dominicana, en abril de ese año 1984, como consecuencia de la negociación de la deuda externa por parte del gobierno dominicano con el FMI. El FMI exigió al gobierno dominicano medidas que llevaban a una desregulación de la economía, lo que implicó inflación con la devaluación de la moneda local, desempleo, aumento de la pobreza  y desindustrialización. Muchos dominicanos salieron del país, pero no sin que produjera una poblada por la amenaza de una hambruna en los sectores populares.

Es posible que el gobierno del PRM o bien una buena parte del PRM, no todos los que levantan los estandartes de ese partido político que, al igual que la Fuerza del Pueblo es un partido bastardo nacido de la ruptura con el PLD y de la alianza con una fracción del PTD para aprovechar el status legal de este, también es un partido bastardo hijo de alianza de los que salieron del PRD y se inscribieron en la Alianza Social Dominicana, esté o estén pensando que tienen que imponer a Editrudis Beltrán como rector de la UASD a como dé lugar utilizando el poder (la fuerza) para ello. Eso sería como una receta del PRM, tener un rector de sus propias filas, pero si el presidente  así piensa es porque está orondo con el poder.

Puede partir del presidente esa receta, pero en todo caso, sería compartida con una importante base social de su partido, peor aún, dicha social estaría capitaneada por una pléyade de intelectuales. Hace unos años le escuche decir a alguien: El poder envilece. Nada más cierto, ya comienzo a notar signos de arrogancia en la intelectualidad perremeista, como pasó con la intelectualidad peledeista cuando los peledeistas estaban en el poder. Lo peor del caso es que esa intelectualidad con cargos en el gobierno, casi todos ellos, son el producto (resultado) de la movilidad social vertical ascendente, como diría el enfoque estructural-funcionalista de la sociología, alcanzada después de poder cursar carreras universitarias en la UASD, después del Movimiento Renovador y luego de la Guerra de Abril.

Editrudis y su grupo con su mística clientelar no debe ser elegido rector y ningún sucesor de su mismo litoral en caso de que él se retire o no pueda completar su periodo por una u otra razón. Solo la gran mayoría del profesorado es la que tiene en sus manos el evitar que esto suceda, eligiendo en este caso al candidato del grupo que no ha promovido ni promueve el clientelismo y representa los intereses más sanos para la UASD y el país.

El candidato Editrudis Beltrán monto un show en Barahona, llevó hasta un grupo de baile, pero hay que preguntarse: ¿Son de Barahona y el Sur toda esa gente que acudió a ese acto? No creo que así sea. Además hay que preguntarse lo siguiente: ¿Toda esa masa de personas que estaban allí, son personas que van a sufragar en las elecciones de la UASD? No lo parece, se trata de un ruido que están metiendo Editrudis y sus correligionarios o sus acólitos. No se puede tapar el sol con un dedo.

La UASD es un patrimonio del pueblo dominicano y para su existencia con la naturaleza que tiene hoy, universidad abierta y popular, fue resultado de la Guerra de Abril. Debemos preservarla y procurar que siga existiendo con su naturaleza, incluso con un retorno a ese pasado o tradición de ser una escuela de democracia, con un Consejo Universitario con pleno discernimiento de sus miembros, donde imperen decisiones por mayoría respetando a la minoría.

Los profesores deben elegir lo más sano, para poder enfrentar la pandemia, las morbilidades por zoonosis, la pobreza, preservar el medio ambiente con los cultivos orgánicos, vedando caza de faunas salvajes, respetando los espacios de los animales  y enfrentar el cambio climático.

Como profesionales formados en la UASD no puede estarse promoviendo tanto el afán de lucro, el bienestar si, la calidad de vida de los profesionales de las distintas áreas, pero no el afán de lucro desmesurado para hacerse grandes ricos. Eso no. Recordemos a Jonás Salk, lo que dijo, cuando se le preguntó sobre el derecho de patente de una vacuna de su autoría: Que la patente era para que todo el que necesitara vacunarse se vacunara, que no le pertenecía a él.

No debe terminarse este artículo sin la siguiente aclaración. En nuestra idioma muchas las palabras tienen muchos significados. Mona o mono tienen muchos significados. El macho y la hembra de una especie de animales. Mona o mono, aplicado a la mujer o al niño,  es sinónimo de bonita o bonito, también de graciosa o gracioso. Ahora bien, en la lidia de gallos, deporte gallístico, peleas de gallos, mona es un gallo malo para la pelea. Yo creo que eso bien puede aplicar al candidato contrincante de Asjana, creo que a final de cuentas resultara ser una mona de traquear como dicen los galleros.

Ramón Gallardo, merenguero típico, quien cantaba y tocaba con su conjunto musical en el Típico Quisqueyano de La Feria, lugar de fiesta en los años 60, tenía grabado un merengue alusivo a la lidia (Lidia también fue nombre de un pueblo antiguo) de gallos. Ese merengue, entre otras palabras decía así: “Se lo dije a mi compai; Se lo dije y se lo dije; Que no fuera a la gallera; Que ese gallo sin topar se lo matan a cualquiera;   ……ese gallo pelón, que cualquier quiquiriquí le da un golpe de bolsón…”.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar