Recelo domina ambiente en Israel de cara a visita de Trump

Por Persio Maldonado Jueves 18 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, JERUSALÉN, 17 may (AP) — Cuando Donald Trump resultó electo presidente, los nacionalistas israelíes celebraron que un fuerte aliado suyo estaría en la Casa Blanca. Pero ahora que Trump se apresta a visitar la región este fin de semana, el recelo domina el ambiente.

Un choque diplomático por el estatus de Jerusalén, seguido por reportes que indican que Trump compartió información israelí altamente clasificada con Rusia, ha reforzado la imagen de Trump como peligrosamente impredecible.

Ahora que Trump está dando marcha atrás al apoyo que dio previamente a las posturas israelíes de línea dura y está hablando sobre un acuerdo de paz con los palestinos, funcionarios israelíes dicen que no tienen idea de las propuestas que Trump podría presentar o concesiones que podría exigir.

“Tengo la sensación de que ciertamente hay ciertas interrogantes”, dijo Michael Oren, un viceministro de gobierno involucrado en los preparativos de la visita de Trump, en referencia las preguntas sobre el tema palestino, que causan nerviosismo.

“Lo que no es una interrogante (es) que ellos son serios y… ellos quieren ver progreso pronto”, dijo Oren, ex embajador de Israel en Washington. “Espero que podamos actuar sin presión”.

Israel estaba en revuelo el miércoles después de que funcionarios estadounidenses confirmaron que Trump compartió información secreta israelí sobre el grupo Estado Islámico con altos funcionarios rusos que visitaron la Casa Blanca.

Un funcionario estadounidense dijo que la información, sobre una amenaza del EI relacionada al uso de laptops en aviones, provino de Israel y que preocupaba que pudiera estar en peligro un importante recurso israelí.

Aparentemente Trump compartió la información sin el permiso de Israel, lo cual podría representar una violación seria a su acuerdo para compartir información sobre espionaje. Además, Rusia mantiene lazos cercanos con Irán y Siria, enemigos de Israel.

Funcionarios israelíes no confirmaron que ellos fueron la fuente de la información en cuestión, y el gobierno restó importancia al asunto, quizás conscientes de que podría haber otros problemas antes de la llegada de Trump al Medio Oriente.

“La relación de seguridad entre Israel y nuestro gran aliado, Estados Unidos, es profunda, significativa y sin precedentes en cuanto al alcance que tiene y su contribución a nuestra fuerza”, dijo el ministro de Defensa Avigdor Lieberman en un tuit. “Así es como continuará”.

Por JOSEF FEDERMAN