Reapertura, riesgos y acechanzas en la pandemia

Por José Pérez Méndez miércoles 20 de mayo, 2020

En su discurso del pasado domingo  17, el presidente de la República licenciado. Danilo Medina, anunció un plan en cuatro fases para regresar el país a la normalidad que teníamos antes de la llegada de la pandemia del Covid-19.

Al hacerlo, pienso yo, que el presidente  buscó  sintonizar con lo que se pedía desde diferentes litorales del país cuando  exigían una reapertura aunque fuera parcial de la economía, así como la modificación del horario del toque de queda que imperaba en ese momento en todo el territorio nacional.

La modificación del horario del toque de queda entró en vigencia en lunes 18 y la reapertura parcial y gradual entrará en vigencia el miércoles 20 del mes en curso. Estas medidas han provocado un gran respiro en la población el cual se puede observar en los rostros de la gente que circula por las calles, así como en los centros comerciales.

El problema de la reapertura reside en que no está basada  en la disminución de la pandemia  sino en cuestiones de carácter económicas y políticas, ya que el número de contagios está subiendo cada día  en vez de bajar.

A manera de ilustración cabe señalar  que el martes 19, es decir el día anterior del inicio de la reapertura, el ministerio de salud informó de 498 nuevos contagiados en las últimas 24 horas.  Esto último lo  que aconseja es a profundizar las medidas cuarentenarias debido a que el país está altamente infestado por la enfermedad que se conoce con el nombre de Covid-19.

El día 1ro de marzo el gobierno anunció el primer caso positivo de Covid-19,  y unos días más tarde, cuando se descubrieron unos cuantos casos más, se procedió a cerrar de manera prácticamente total la económica del país y se impuso un toque de queda a nivel nacional.

¿Quién se iba a imaginar que dos meses más tarde cuando  el país tiene más de 13,000 casos confirmados del Covid-19, se iba a proceder, así fuera de manera parcial, a reabrir la economía del país.?. La otra pregunta que surge de inmediato es por qué se hizo el cierre?, y lo que es peor ¿ Para qué se ha abierto la economía de nuevo en estas condiciones?

Todo esto demuestra que la reapertura del país  no se ha realizado sobre la base de razones sanitarias  sino  más bien por razones políticas y económicas. Nadie sabe a ciencia cierta cuántas personas infectadas con el coronavirus circulan en República Dominicana, pero es posible que en este momento superen las 100,000.

Hasta ahora la enfermedad covid-19  no ha hecho explosión en el país, y nuestro sistema de salud, por  demás frágil no ha colapsado aún, pero no hay garantías de esto no suceda en las próximas semanas como consecuencia de la anticipada reapertura de la economía y del país.

El problema radica en que el cierre fue apresurado y motivado por el pánico colectivo y no por las cifras que teníamos en aquel entonces, y al haber cerrado antes de tiempo ahora nos vemos obligados  a reabrir también antes de tiempo. Dos errores consecutivos que nos podrían salir muy caros en términos económicos y de vidas humanas.

Lo que debimos haber hecho en marzo fue imponer el distanciamiento y exigir la protección por parte de la gente, así como también cerrar aquellos lugares donde se acumula mucha gente, como es el caso de los cines, discotecas, casinos, etc.

La situación ahora es sumamente peligrosa ya que nos movemos en un escenario altamente infestado del coronavirus, lo cual hace mucho más fácil contraer la enfermedad, razón  por la cual esta se puede masificar en un par de semanas. La explicación es bien sencilla, si en el país existen 1000 personas contagiadas la posibilidad de que Ud. se contagie es mucho menor a si existieran 100,000 contagiados.

Ojalá que Dios  nos proteja  y el país no experimente un gran rebrote de Covid-19  que obligue a un cierre indefinido que a su vez ponga en riesgo la celebración de las elecciones de julio próximo.

Por José Pérez Méndez.

Anuncios

Comenta