Reacción sobre la tasa de interés del Banco Central

Por Haivanjoe NG Cortiñas

La actividad económica en el mundo se mueve en un ambiente convulso, matizada por la escasez de algunas materias primas, productos finales, dificultades en el transporte marítimo, así como, con una inflación que originalmente los bancos centrales, incluyendo el de la República Dominicana, consideraba transitoria y que a la fecha se ha prolongado, mostrando señales que puede extenderse a lo largo de todo el 2022, al menos.

El movimiento de los precios hacia el alza ha obligado a importantes economías, como la de los Estados Unidos, a que la Reserva Federal aumente su tasa de referencia en un 0.5 %, la mayor en los últimos 22 años y pronósticos de nuevos aumentos para el corto plazo. La medida, aunque procura el propósito de detener la inflación en Norteamérica, que ha marzo del presente año se colocó en un 8.5 %, la más elevada en las últimos 4 décadas, resulta una buena noticia para la corrección de los precios del referido país; sin embargo, para una economía como la Dominicana, puede no serlo.

La subida de la tasa de la Reserva Federal, tiene como implicación un incremento en las tasas de interés en los mercados financieros, una manera de competir con los bonos del Tesoro de los Estados Unidos, lo que se traduce en mayores costos para los nuevos endeudamientos de la República Dominicana, sin importar que la modalidad sean los bonos soberanos, como con cualquier organismo multilateral y también, para el servicio de la deuda vigente con tasa de interés variable, que es de alrededor de un 13.0 % del total de deuda con la referida tasa, provocando que su costo se incremente y haciendo más onerosa la carga para las finanzas públicas.

Otra manera de impactar la subida de la tasa de interés en los Estados Unidos sobre la economía dominicana, es que al tener como objeto ralentizar la demanda agregada y por esa vía disminuir el crecimiento, pueda que aumente el desempleo, lo que, junto a la inflación y el desmonte de las ayudas monetarias a los residentes legales, estos no envíen en el 2022, remesas al país en los niveles que lo pudieron hacer en el 2021, cuando se situó en cifra récord de US$ 10,402 millones. Por de pronto, para el primer trimestre del presente año, las remesas se redujeron en US$ 153.0 millones, respecto a igual periodo de 2021.

Por el lado de la República Dominicana, su banco central ha elevado también la Tasa de Política Monetaria (TPM) desde el 24 de noviembre del 2021, cuando la movió de 3.0 % a 3.5 %, luego el 30 de diciembre la incremento de 3.5 % a 4.5 %, posteriormente el 31 de enero del 2022 de 4.5 % a 5.0 % y la más reciente fue el 31 de marzo del año en curso de 5.0 % a 5.5 %, lo que significa, que ha sido aumentada en 250 puntos básicos para los últimos meses.

Variables Noviembre, 2021 Diciembre, 2021 Enero, 2022 Marzo, 2022
TPM % 3.0 a 3.5 3.5 a 4.5 4.5 a 5.0 5.0 a 5.5
TI % 8.23 8.50 8.73 9.05

 Fuente: Pagina Web Banco Central

La respuesta hacia la baja de la tasa de inflación hasta marzo no se ha logrado, respecto a los cambios en la tasa de referencia del Banco Central, dado que, en forma interanual ha ido creciendo, al pasar de un 8.23 % en noviembre del 2021 a 8,50 % en diciembre. Luego a enero del 2022 a 8.73 % y a marzo del mismo año a 9.05 %, distanciándose de la meta de inflación en su punto medio que es de 4.0 %, equivalente a 5.05 puntos porcentuales.

En términos del Producto Interno Bruto (PIB), la actividad económica dominicana no parece alinearse con el propósito de contraer la demanda agregada y por esa vía la ralentización de la expansión del PIB, pues en marzo creció en un 6.4 % y para el primer trimestre del 2022 se elevó en un 6.1 %. Por el lado del gasto, el consumo en dominicano explica casi el 79.0 % de participación dentro del PIB.

Con relación a las tasas de interés del sistema bancario nacional, por el lado de la activa promedio ponderado, a noviembre del 2021 era de un 9.92 %, pasando al cierre de diciembre a un 9.22 %. Para enero del 2022 se situó en un 9.60 %, en febrero a un 9.95 %, en marzo a un 10.34 %, en abril a un 10.38 % y en mayo en 12.45 %.

Tasa Nov.21 Dic.21 Ene,22 Feb. 22 Mar, 22 Abr. 22 May. 22
Activa % 9.92 9,22 9,60 9,95 10,34 10.38 12.45
Pasiva % 2.11 2.31 2.60 4.17 4.84 4.94 7.07

Fuente: Página web del Banco Central

El comportamiento de la tasa de interés activa promedio ponderado de la banca durante los meses de noviembre a febrero se mantuvieron por debajo del nivel desde cuando se elevó la tasa de política monetaria, indicativo de que, la tasa bancaria no reaccionó hacia el alza durante casi 3 meses; sin embargo, a partir de marzo el precio del dinero se ha movido al aumento, siendo el mayor incremento el verificado al 6 de mayo del 2022, cuando se situó en un 12.45. %.

De manera que, la tasa de interés promedio ponderado de los bancos, ha reaccionado alineado al propósito de la elevación de la tasa de referencia del Banco Central en 2.53 puntos porcentuales, a partir del cuarto mes, siendo más pronunciado en el sexto.

Respecto a la tasa de interés pasiva promedio ponderado bancaria, la reacción ante los cambios al alza de la tasa de política monetaria ha sido similar a la activa, respecto al tiempo. Para noviembre del 2021 la tasa pasiva se situaba en un 2.11 %, en diciembre era de un 2,31 %, en enero del 2022 de un 2.60 %, en febrero de un 4.17 %, mes que marca un incremento significativo, luego en marzo a un 4.84 %, en abril a un 4.94 %, produciéndose al 6 de mayo una elevación importante, al situarse en un 7.07 %.

De noviembre del 2021 a mayo del 2022, la tasa de interés pasiva de los bancos ha crecido en 4.96 puntos porcentuales, mientras que, la tasa de interés activa tuvo 2.53 puntos porcentuales, evidencia de que la primera reaccionó en forma más intensa que la segunda y puede pronosticar menor liquidez en manos del público y, por otro lado, mayor costo al financiamiento, quedando por identificar si el aumento del costo ha incidido en la cartera de préstamos.

La cantidad de billetes y monedas en poder del púbico, como parte del Medio Circulante (M1) se ha reducido desde diciembre del 2021 al 4 de mayo del 2022 de RD$ 209,428 millones a RD$ 189,615, para una disminución de RD$ 19,813 millones, esta reducción explica la reducción del M1 en RD$ 17,670 millones en igual periodo.

En términos monetarios, la postura del Banco Central de normalizar los agregados monetarios, cónsono con la actual situación económica nacional e internacional, parece comenzar a dar resultados, estaría pendiente su efecto sobre la inflación y el desempeño del PIB.

 

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar