RD no aguanta el coronavirus

Por Manauri Jorge martes 17 de marzo, 2020

ARTÍCULOS ANTERIORES

Manauri Jorge Manauri Jorge

¿República Dominicana está preparada para enfrentar  el coronavirus? La situación actual en esta media isla pone en jaque el sistema sanitario y desnuda una realidad hasta la fecha ignorada por los gobiernos.

Con el decreto 87-20 el Poder Ejecutivo declaró de emergencia las compras y contrataciones indispensables para preparación, prevención y respuesta ante la pandemia de Covid-19 que ya ha cobrado la vida de más de 7,500 personas en el mundo y cerca de 191 mil infectados.

Quisqueya destina el 1.8 % del Producto Interno Bruto al sistema sanitario, cuando el promedio en América Latina es del 4 % y lo ideal, según la Organización Mundial de la Salud, debería rondar el 8 %.

De acuerdo a la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), Santo Domingo concentra más del 40 % de los pacientes a nivel nacional con 16 hospitales, 152 centros de atención primaria y 78 centros sanitarios privados. Sin embargo, en el ranking de hospitales desarrollado por Global Health Intelligence, ninguno de los actuales alcanza la puntuación máxima de calidad.

Entre los 10 centros con mejor cobertura y disponibilidad de equipos para asistencia inmediata está la Clínica Unión Médica del Norte con 429 puntos, seguido del Hospital Infantil Dr. Robert Reid Cabral con 400 y el Salvador B. Gautier con 344. El de menor puntuación es el Hospital Regional Universitario Jaime Mota con 194.

La Sociedad Dominicana de Medicina Crítica y Cuidados Intensivos presentó un informe en 2016 donde precisaban que República Dominicana tiene cerca de 7,000 camas hospitalarias y menos del 5 % está destinada a cuidados intensivos, cuando lo que manda la razón es que sea un mínimo del 10 %.

La Organización Mundial de la Salud exige que por cada 100 mil habitantes se tenga entre 3 y 5 camas de terapia intensiva. Si en esta media isla hay un promedio de 10 millones de personas, la cantidad de camas recomendadas para pacientes críticos sería entre 300 y 500.

Sin embargo, de las cerca de 420 con que cuenta el país, 382  son del Estado, por lo que la cobertura pública ronda solo el 30 % de las necesarias. Otro factor determinante es que del total general, solo 268 están completas o cumplen con todos los detalles de rigor.

Esa medida da cuenta de que solo hay disponibilidad de 0.048 camas por cada mil habitantes y eso perjudica a la mayoría. Para 10 millones de ciudadanos unas 480 camas de intensivo es insignificante.

Y si la falta de cama es un problema grave, la carencia de personal especializado deja en evidencia la agonía del sistema. La misma Sociedad Dominicana de Medicina Crítica y Cuidados Intensivos reveló que al menos el 48 % de los médicos que atienden pacientes en cuidados intensivos no tienen especialidad o son, en su defecto, residentes.

De los directores de las unidades de cuidados intensivos, solo el 18 % son especialistas en el área, mientras que de los que realizan servicio de guardia solo el 9 % cuenta con la preparación adecuada. La ONE registra que hasta el 2012 la cantidad de médicos, incluyendo especialistas, era de 17,869, cuando la OMS establece un mínimo de 230 por cada 100 mil habitantes.

 

¿Realmente se necesita salud especializada? Solo en el 2015 se atendieron 4,754,587 pacientes en las áreas de emergencia y 7,123,516 en consultas. Del total de infectados por coronavirus, el 81.5 % de los casos no requiere hospitalización, mientras el 13.8 % debe recibir alguna atención médica y el 4.7 % debe estar en cuidados intensivos.

Los epidemiólogos proyectan que al menos el 40 % de la población de un país puede infectarse de los virus gripales y respiratorios si no se toman las medidas a tiempo. Supongamos que el Covid-19 alcance al 10 % de los dominicanos por las deficiencias del sistema, la imprudencia de la gente y la falta de controles sanitarios.

Asumiendo un contagio de un 10 % de la población local, serían un millón de contagiados. De esos, si el 4.7 % demanda cuidados intensivos, el número ronda los 47 mil pacientes. ¿Hay cobertura para esa cantidad? Por lo anterior expuesto la cantidad de camas en cuidados intensivos no llega a 500, por lo que el sistema colapsaría

De las más de 7,500 muertes confirmadas hasta la fecha, el 10.5 % son personas con problemas cardiovasculares, un 7.3 % con diabetes, un 6.3 % a enfermedades respiratorias crónicas, un 6 % a presión alta, un 5.6 % a cáncer y el resto no presentaba patologías previas, excepto la edad avanzada que triplica las posibilidades de contagio y muerte.

Del total de fallecidos a nivel mundial, la mayoría supera los 65 años. En el plano local la población de 64 años o más representa el 7.04 %, una media de 700 mil personas vulnerables a la pandemia del coronavirus, conjuntamente con los que sufren enfermedades cardíacas (más de 200 mil), respiratorias (900 mil) o de inmunodeficiencia como VIH (67 mil).

La velocidad de propagación del virus a nivel mundial es que se duplica cada tres días si no se pone en cuarentena a la población infectada y se prohíbe la circulación regular de los ciudadanos. Actualmente República Dominicana registra 21 casos positivos, pero hay decenas bajo vigilancia y otros aislados por síntomas sospechosos.

Las universidades, centros comerciales, espacios públicos y empresas decidieron operar de forma remota con los empleados en sus casas, mientras el Gobierno ha dispuesto medidas paulatinas que iniciaron con una campaña de higiene colectiva, suspensión de vuelos desde países con brote y labores desde los hogares al personal indispensable.

El primer caso fue detectado a inicios de marzo y la población critica las acciones oficiales por entender que se ha minimizado el impacto del virus, cuando otros países establecieron medidas drásticas antes de que el Covid-19 llegara a sus fronteras.

Se espera que el impacto mortal de esta pandemia burle las estadísticas y sea menor al esperado, sobre todo porque ya los daños económicos son cuantiosos por la paralización del turismo, desaceleración industrial y ausencia del empleo diario.

Ahora hay una variable que todos quieren cuidar y proteger mucho más que la economía, los empleos, los conciertos, el turismo y la actividad política: la vida. Todos los esfuerzos van en ese sentido, y qué bueno.

Anuncios

Comenta