RD aboga por la paz durante Sesión Consejo Ejecutivo de la UNESCO

Por admin jueves 27 de abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, París, Francia. –El delegado dominicano ante la UNESCO, José Antonio Rodríguez, provocó hoy una ola de paz. Ocurrió durante su intervención en la ducentésima primera sesión del consejo ejecutivo de esa organización.

Expresó su talento artístico, en representación del país, para evidenciar el clima de paz que reina en suelo dominicano. Abogó por que esas condiciones primen entre todos los estados miembros de la UNESCO.

Para la guerra nada

Apeló al recurso del estribillo hasta que la sala se transformó en un eco de esperanza. De manera unísona, en la sesión del Consejo Ejecutivo se escuchó a viva voz el tema "Para la guerra nada", interpretado por Rodríguez.

"Hoy demostramos que no somos países en desarrollo. Llevamos con orgullo el sobrenombre de “nuevo mundo”. Como nuevo, elevamos una bandera blanca en señal de zona de paz".

Refugio del talento artístico

El delegado dominicano recibió el aplauso y el reconocimiento de sus homólogos y delegaciones allí presentes.

"Este lugar es también un refugio del talento de hombres y mujeres que, creyendo en la institución, han donado sus obras”. Precisó que esos trabajos artísticos “engalanan nuestros pasillos, por los que pasamos con prisa y sin tiempo de detenernos".

El también artista dominicano mostró sus agradecimientos a la cantautora colombiana, Marta Gómez. Afirmó que a ella pertenece el estribillo y la motivación de esa canción.

De la misma forma, a reconocidos cantautores de habla hispana que se hicieron cómplices de la idea. “Dijeron presente en algunos de estos versos".

201 sesión del Consejo Ejecutivo

El embajador José Antonio Rodríguez agota aquí una intensa agenda de trabajo, desde el 19 de abril al 5 de mayo.

El Consejo Ejecutivo es, en cierto modo, el consejo de administración de la UNESCO. Prepara la agenda de la trigésima novena Conferencia General. En ese año se elegirá al próximo secretario general, en sustitución de la diplomática búlgara Irina Bokova.