Ramón Núñez: Imputados Odebrecht califican para proceso sin mayores privaciones

Por El Nuevo Diario lunes 5 de junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-El experto penalista Ramón Núñez opinó técnica y jurídicamente hablando que todos los procesados que han sido arrestados por orden de Procuraduría General de la República por el caso Odebrecht, califican para que su proceso sea conducido sin mayores privaciones.

Núñez indicó que colocar a una persona en la cárcel como medida preventiva es una decisión extrema, aclarando que esa medida no es una pena, sino que esta debe tener lugar luego que se conduzca un juicio público, oral y contradictorio.

Agregó que en un proceso que apenas comienza, cuando se pide medida de coerción es porque hay algún tema vinculado a lo que se conoce procesalmente como “peligro de fuga”.

“Ósea no se puede pretender que la imposición de una prisión preventiva venga a sustituir la pena, a menos que se crea que la prisión preventiva es una pena, los imputados tienen suficiente arraigo como para que su proceso pueda ser conducido en libertad”, manifestó Núñez.

Entiende que aplicar la más grave de la penalidad sería pretender que el proceso penal cumpla funciones punitivas y represivas, “y eso hay que comprenderlo no para este caso, sino para todos los casos”.

“Por eso es que se ha dicho siempre que los procesos penales están enfermos de prisión preventiva y por eso las cárceles están abarrotadas porque queremos tener como primera respuesta en todos los casos la prisión preventiva”, resaltó.

Explicó que las personas que fueron arrestadas recientemente por el Procurador General de la República eran conocidas por él porque habían sido interrogadas en torno al caso tratado y que sin embargo ninguna de ellas se fugó ni evadió la justicia. “No hay ningún elemento que pudiera acreditar lo que se llama un peligro de fuga”.

Ramón Veras expresó que el proceso penal iniciado a propósito del caso Odebrecht tiene características de lo que procesalmente se llama un caso complejo, que viene dado por esta naturaleza y el número de implicados.

Considera que los dominicanos tienen que aprender a conducir procesos sin apartarse de las reglas que establece la Constitución, el Código Procesal Penal y los tratados internacionales de derechos humanos relativos a cómo se conduce un proceso. “Los proceso complejos deben tomarse con mayor cuida dado porque son los procesos en los que todo el mundo está atento y deben ser una muestra de cómo se conduce un proceso”.

En ese sentido, añadió que mucha gente cuando opina de un proceso se ve empujada por el populismo, y que todo el mundo quiere cárcel y la quiere inmediatamente. “Si hay un mal que tienen todos los sistemas procesales, incluyendo el dominicano, es que todo parecería que vale lo mismo y para todo se pide prisión preventiva”.