Ramfis Trujillo: los delincuentes de abajo imitan a los “delincuentes” de arriba

Por Ling Almánzar miércoles 4 de julio, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Ramfis Domínguez Trujillo, aspirante presidencial por el Partido Demócrata Institucional (PDI), afirmó este miércoles que la delincuencia que aflige al país se debe a que muchos jóvenes y adultos imitan el ejemplo de los “delincuentes” del Gobierno, y aseguró que el presidente Danilo Medina debe “empantalonarse” para encarar la corrupción.

Asimismo, dijo que otra causa del auge criminal son los bajos salarios que perciben los policías y militares, así como la desigualdad social y la falta de oportunidades para los jóvenes.

“Tenemos grandes ejemplos de delincuentes en el Gobierno y no podemos aspirar a una sociedad limpia. El ejemplo se pone de arriba a abajo y si hay que limpiar, se puede limpiar la delincuencia en el país, con una voluntad política”, subrayó al ser entrevistado por Leonardo Jáquez, Manuel Cruz y Elvin Castillo en “El Nuevo Diario A.M.”, espacio de la plataforma “El Nuevo Diario TV”.

Su criterio es que los cuerpos castrenses necesitan jóvenes bien capacitados y que ganen un salario mínimo de 50 mil pesos, pues eso les permitiría cubrir sus necesidades, tener su casa, buena educación para sus hijos y atención médica garantizada. Ese aumento salarial debe ser extrapolado a todos los trabajadores, manifestó de paso.

La presencia haitiana

El candidato presidencial sostuvo que está “cansado de ver a la población dominicana amenazada por esa invasión de haitianos, descuartizando, matando, violando a las mujeres”.

Su visión propone la repatriación masiva y humanitaria de los haitianos ilegales, y la legalización de los que se necesiten para trabajar en el país.

No solo eso: también plantea una defensa férrea de la soberanía, frente a la comunidad internacional. “Ellos no tienen el derecho de imponernos reglas; de lo contrario, que carguen con esa inmigración”, apuntó.

Volver al campo

Según Domínguez Trujillo, el país desperdicia el 86% de las tierras pues no se invierte lo suficiente en la producción agropecuaria. “La carencia principal que tendremos es la comida”, vaticinó. “Aquí hay recursos para resolver todos los problemas, pero hay que parar el robo”, agregó de inmediato.

En cuanto a la corrupción, su propuesta es esta: “Someter a la Justicia a todos los funcionarios que sospechemos hayan incurrido en malversación de fondos. Hay que hacer que la Justicia, transparente, someta esos casos, los que sean culpables condenarlos y luego de condenados, quitarles lo que se han robado”.

Su propuesta contempla cuatro cosas: Justicia independiente, sometimiento de corruptos, condena de ellos y recuperación de lo robado. Además, los jueces, los miembros de la Cámara de Cuentas y los gobernadores provinciales deben ser elegidos por la voluntad popular, piensa él.

De paso, criticó la actitud pasiva que observa en el presidente Danilo Medina, a quien juzga flojo con la corrupción, y puso como ejemplo que algunos ministros tienen el monopolio de la cebolla, golpean a los productores locales y acumulan riqueza fuera del país. Su opinión es que las autoridades deben ser un modelo para toda la sociedad. Para él es realmente “vergonzoso” que nos coloquen como el segundo país más corrupto del mundo.

La deuda y el abuelo

Él también tocó el tema del endeudamiento: “Hay que refinanciar la deuda pública, con moratoria de cinco o seis años, porque el endeudamiento también conlleva un gran compromiso”. A ese gran compromiso se une la corrupción, que esquilma el 24% del Presupuesto Nacional, según él.

Domínguez Trujillo ha sido cuestionado por ser nieto del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina. Su empeño es desmontar la percepción errada que, según él, tienen algunos. Por eso se definió como un demócrata genuino, formado en “la mejor democracia del mundo”, y declaró su repudio a todas las dictaduras. Además, destacó que no tiene nada que ver con lo que hizo el tirano.

 

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar