Rajoy y líder catalán juegan al despiste sobre una supuesta negociación

Por El Nuevo Diario miércoles 22 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, MADRID.- El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el de Cataluña, Carles Puigdemont, juegan a la confusión acerca de una supuesta negociación, con el telón de fondo del anunciado – y aún no convocado – referéndum independentista.

El desafío soberanista catalán es el gran tema de la política española desde hace tiempo y los nacionalistas que gobiernan esa rica región de 7,5 millones de habitantes planean una consulta para preguntar acerca de la independencia, aunque en Madrid no hay dudas acerca de su ilegalidad.

El diario catalán La Vanguardia publica hoy que Rajoy y Puigdemont se vieron el pasado 11 de enero, pero hoy ambos pasaron por encima y se negaron a confirmar o desmentir ese supuesto encuentro.

El presidente español fue abordado por la prensa en los pasillos del Congreso de los Diputados y se limitó a señalar que su objetivo es dialogar sobre los problemas que afectan a los ciudadanos, pero no sobre cómo "liquidar España y la ley", sin más mención a una supuesta reunión con Puigdemont.

Por su parte, fuentes del Ejecutivo español consultadas por Efe se han limitado a subrayar que no hay comentario alguno ante reuniones que no forman parte de la agenda oficial del presidente del Gobierno.

En cuando a Puigdemont, hoy compareció en el Parlamento regional y fue preguntado por esa reunión, sin confirmar nada.

Lo único que hizo fue constatar "con tristeza" que en el Gobierno de Mariano Rajoy no hay "voluntad de dialogar" sobre un referéndum en Cataluña: "Las negociaciones ni están ni se las espera".

Un intento del Gobierno catalán, entonces presidido por Artur Mas, de promover una consulta independentista en noviembre de 2014 fue invalidado por el Tribunal Constitucional y sus impulsores están a la espera de la sentencia tras un juicio por prevaricación y desobediencia.

El Gabinete de Puigdemont, apoyado por una suma de fuerzas que van desde el centroderecha hasta los anticapitalistas, planea convocar una consulta soberanista antes de septiembre, pero todavía no la ha formalizado.

Rajoy ha comisionado a su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para que se ocupe de las relaciones con la Generalitat (gobierno catalán), pero no ha habido negociaciones públicas, aunque ambas partes se declaran continuamente abiertas al diálogo.

La posición de los nacionalistas catalanes es que esa negociación incluya como pieza irrenunciable un referéndum soberanista, mientras que el Ejecutivo español plantea que hay que hablar de cuestiones como los presupuestos, las inversiones, las infraestructuras y de hacer un esfuerzo para recuperar la cohesión interna.

Apenas unos días más tarde de esa supuesta reunión en La Moncloa – residencia de Rajoy y sede del Gobierno – tuvo lugar la llamada Conferencia de presidentes regionales, a la que no acudió Puigdemont, y en la que se habló de sistemas de financiación de los territorios, entre otros asuntos.

A esta ceremonia de la confusión juegan también correligionarios de ambos líderes y esta misma semana el responsable del partido de Rajoy en Cataluña, Xavier García Albiol, negó que hubiera reuniones secretas.

Mientras, su compañero Enrico Millo, delegado del Gobierno en la región, aseguraba que están "absolutamente volcados para buscar un camino de salida" al contencioso y que hay contactos "a todos los niveles".

Apple Store Google Play
Continuar