“Rafael Paz un senador de resultados” 

Por Manuel Cruz lunes 29 de junio, 2020

La complejidad y los intereses que gravitan en el Distrito Nacional lo convierten en un escenario de inconmensurable valor sociopolítico, económico y estratégico. Por tal razón, cualquier persona que ejerciendo su derecho a elegir y ser elegido desee aspirar a esa senaduría debe estar muy consciente que necesitará romper la arquitectura de la simple militancia de un partido, o las vesanias de liderazgos que interiorizan todos aquellos que consiguen 10 likes en las redes sociales. Desde esa perspectiva, para representar esa demarcación se requiere una visión holística de la concertación con los poderes fácticos y una acabada preparación y experiencia.

Que los resultados hablen por tí 

Nadie puede negar que las características más comunes del político dominicano son el yo soy, yo propuse, yo creo, yo tengo un plan y el yo lo dije. Sin embargo, como dice el novelista y cineasta estadounidense Garth Stein “el resultado es de lo que viven las personas, no de las causas”. En ese sentido, ningún otro de los aspirantes a dicha posición puede presentar las cartas credenciales que tiene Rafael Paz; toda vez que, al venir de los extractos sociales más carenciados conoce a cabalidad las necesidades de los habitantes del D.N. Además, ya demostró una gran capacidad de concertación y liderazgo cuando fue vicepresidente ejecutivo del Conep.

De igual forma, la prueba inequívoca de que Rafael Paz es el candidato idóneo para ocupar la senaduría del Distrito Nacional son los beneficios que recibió el país en su paso por el Consejo Nacional de Competitividad. En virtud de ello, el Foro Económico Mundial reconoció en 2018 que bajo la dirección de Paz en el (CNC) República Dominicana ascendió 22 posiciones en competitividad y, La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO) en su Índice Global de Innovación 2019 nos reconoció mejoras en los pilares de capital humano e investigación, infraestructura y sofisticación del mercado y los negocios.

Liderazgo con valores y determinación

Después de la liberalización de la información y, la promulgación en el país de un conjunto de leyes que permiten el empoderamiento ciudadano en materia de control y fiscalización gubernamental; todos los estudios reflejan que la ética, la honradez y la prudencia en el manejo de la cosa pública es uno de los temas de mayor preocupación social. Por eso, Rafael Paz encaja perfectamente en la prefectura de un político atípico del siglo XXI carente de cualquier tipo de cuestionamientos que versen sobre actos ominosos cuando fue funcionario público; ejercicio inmaculado que es reconocido hasta por sus más acérrimos adversarios.

De igual forma, la inercia y la ambigüedad histórica de muchos políticos sobre temas fundamentales que dan vida a la identidad cultural y a la visión familiar y religiosa del pueblo dominicano y, la desidia para enfrentar a monopolios sindicales ha convertido a Rafael Paz en un centinela de estos temas lo que demostró con entereza y gallardía en el rol que jugó en la lucha por liberar y dignificar el transporte en el país. Dentro de ese contexto, Paz se ha manifestado tajantemente en contra de cualquier agenda que ponga en peligro o deteriore los valores familiares y culturales del pueblo dominicano.

Un hombre de propuestas

Dice el politólogo y filósofo argentino Hugo Mansilla, que “después de largos años de transición a la democracia en América Latina el proceso ha generado notables edificios institucionales, legales y electorales que coexisten en curiosa simbiosis; con costumbres ancestrales, prácticas políticas cotidianas, particularistas y hasta irracionales”. Precisamente a eso se refiere Rafael Paz cuando propone que abandonemos la vieja política, esas mismas futilidades quedaron demostradas en el debate realizado por (ANJE) en el que Paz esbozó su caudal de propuestas mientras que su adversario desplegó las mismas chácharas que cuando fue legislador.

Asimismo, Rafael Paz no tendrá que llegar a conocer el Senado de la República para presentar sus proyectos ya que conoce a la perfección su funcionamiento; experiencia adquirida tras ser asesor bicameral del congreso. Por ello, sus propuestas de primer empleo y educación dual para los jóvenes, el fomento de clubes deportivos y culturales, la modificación de la ley para adultos mayores, el proyecto de ley de residuos sólidos y la creación de 3 oficinas senatoriales segmentadas en las 3 circunscripciones del Distrito Nacional ponen en evidencia; el axioma inequívoco de que un Senador debe ser la obra maestra de sus electores.

Autor: Lic. Manuel Cruz (M.Sc.)

Geopolitólogo, Abogado

Catedrático & Comunicador

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar