Rafael  Padilla, un comunicador en reserva

Por Enmanuel Peralta sábado 3 de agosto, 2019

La extinción de comunicadores marca, un tiempo de emergencia en los medios dominicanos, y el relevo de la profesión son tan necesarios como urgente. Los talentos de una generación nueva y capacitada con un futuro prominente, lleno de frescura y aire saludable para los medios tan necesitados en la República Dominicana.

Hemos de prestar atención al gran talento de Rafael Padilla como comunicador, relacionista público y ser humano. Un trabajador incansable, que le brinda un aire fresco a la radio y a la televisión. Pero no el aire fresco de la decadencia, sino el aire sublime del trabajo bien hecho, bien acabado y entregado a su quehacer de cada día. Es entonces cuando hablamos de Rafael Padilla.

Hay que pasar revista al deterioro de la comunicación dominicana de los últimos años, la bajeza inaudita de que nuestras pantallas se han llenado, de tantos pseudos comunicadores que viven más de la chismografía popular que del oficio en sí, apartándose de sus técnicas, de su ética, y del cumplimiento del deber profesional.

La “comunicación” actual asusta y espanta las generaciones futuras e incluso a los egresados de tantas universidades  que han dejado “tripa y corazón” en las aulas de clases. Sin embargo una caterva de ensuciadores del oficio, en busca de una tajada de la fama, guindan las estupideces más reproba sobre la radio y la televisión para ganar “rating”.

Mientras que podemos observar que nuestra comunicación, tiene una posición desagradable al buen gusto, jóvenes de talentos como Rafael Padilla parecen encumbrarse, no detrás de una mención pasajera, ni la búsqueda de un “sonido”, sino que su sentido del deber y del trabajo profesional lo eleva por encima de los bajos instintos del resto de la manada de “comunicadores” de la nueva generación. Aplicando en sí mismo el sentido del deber Kantiano, en Padilla observamos una de las muestras  del axioma del filósofo Kant. El programa radial Luces y Espectáculos de Rafael es una muestra de la comunicación, un ejemplo de la profesión enseñada y transmitida desde el amor hacia oficio.  Cuando vemos una de sus entrevistas y comentarios, el nivel de profesionalismo es evidente sin que su farándula deje de ser entretenida y apreciada por quienes nos deleitamos desde aguas extranjeras con su  oficio.

Su vida ha sido turbia, nadando por aguas caudalosas, trabajo fuerte, buscando sus sueños, pasando por la más ardua depresión e incomprensiones de la vida, incluso la discriminación por ser diferente, y que muchos no sabemos apreciar tales diferencias que existen en cada ser humano, su valor para la comunicación dominicana, no es cuantitativa sino cualitativa.

Al respecto dijo Rafael en mi más reciente entrevista con él por medios electrónicos: “Mi etapa más difícil en los medios fue en el 2014, un 27 de Noviembre tuve que abandonar la radio para la cual trabajaba”. Fue muy duro él tener que lidiar con ciertas situaciones que ponen al ser humano contra la espada y la pared, pero él continuó diciendo: “Gracias a Dios y a mis familiares pude seguir, y me encontré con el apoyo de Judith Leclerc, Jary Ramírez y un ángel de ser humano como Arisleyda Villalona, La Condesa”. Desde entonces, Rafael Padilla se impone sobre el resto por su carácter de compañero leal, fiel trabajador, dispuesto a mejorar cada día, no solo él como profesional sino también al resto del mundo, es una luz para la comunicación, y agua fresca para el espectro radial y televisivo.

Padilla, oriundo de Puerto Plata, municipio de Luperón, Inició sus estudio en el colegio Bíblico Cristiano del mismo municipio, donde arraigo grandes valores humanos, que permanecerán en él durante toda su vida. Luego, en el Liceo Luperón hizo sus dos primeros años de bachiller y terminó de completar sus estudios de bachillerato en Santo Domingo de Guzmán, en el colegio  San Antonio de Padua, donde solidifica una formación mucho más amplia del mundo, la ética y el sentido profundo de ser profesional. Sus estudios en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Ahora trabaja para Supercanal 33 en “Abriendo la Mañana”   con un elenco maravilloso de 7:00 a.m. a 9:00 a.m.  con  la señal de Supercanal Caribe para  los Estado Unidos. Y todos los martes y jueves en el programa Súper Poder en el segmento de Farándula y espectáculos.

Comenta