Rafael Molina Morillo, despedido como un grande del periodismo; escribió carta

Por admin martes 4 de abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Don Rafael Molina Morillo fue despedido comoun grande del periodismo.

El respeto a un meritorio ejercicio periodístico y aldesempeño de su vida pública quedó expresado en el último adiós que recibió,este martes, en la explanada del edificio que aloja tres de los dos periódicosque dirigió.

Antes de que sus restos fueran cremados, un público diverso,compuesto por personalidades de la vidapública y privada, se hizo presente en las últimas honras fúnebres de cuerpopresente.

Allí sus pies pisaron miles de veces, era su segundo hogar,sede de los periódicos El Nacional, Hoy y El Día. Esta vez su cuerpo y espíriturecibían los honores merecidos a un hombre que llegó una época dorada de lacomunicación nacional.

Familiares, amigos, compañeros de labores, periodistas, políticos,funcionarios y empresarios unían sentimientos de dolor y tristeza por lapartida de Rafael Molina Morillo.

La pena de muchos se confundía con el orgullo de sentirsatisfacción de ser familia, amigo, conocido, colega o compañero de trabajoRafael Molina.

Las palabras de aquellos que hablaron como parte delceremonial fúnebre coincidían en resaltar sus valores profesionales, el tratopersonal y humano que le distinguía, su incesante espíritu batallador.

Y es que una gloria del periodismo, como lo fue Don Rafael MolinaMorillo, no merecía menos que esa muestra de aprecio, afecto y cariño querecibió al final de su presencia física entre los suyos.

José Luis (Pepín) Corripio, la vicepresidenta MargaritaCedeño de Fernández, el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), JulioCésar Castaños Guzmán, y la dirigente del Partido Revolucionario Moderno (PRM),Milagros Ortiz Bosch, destacaron entre los presentes.

También, sus amigos y colegas, los directores de losperiódicos “Hoy” y EL Nacional, Bienvenido Álvarez Vega y Bolívar Díaz, asícomo Huchi Lora y Nuria Piera, entre otros.

¿Qué dice un hijo de su padre?

José Antonio Molina dio las gracias a los presentes y resaltólas cualidades de su padre, su sentido del humor, su sabiduría y la capacidadpara recriminar sin alzar la voz.

“Rafael Molina era tolerante con las opiniones de los demás,aunque difícilmente cambiaba la suya”, dijo José Antonio.

Molina Morillo dejó para la familia una carta escrita enseptiembre del año pasado para ser leída luego de su muerte. Era una carta dedespedida llena de instrucciones y detalles de cosas que debíamos hacer, y demucho amor, que concluía así:

“Les pido que: Cuiden a ese ángel que se llama Francia.Júntense siempre y manténganse unidos. Así era Rafelito”, dice la carta.

Habla Pepín Corripio

Pepín Corripio dijo que Molina Morillo deja una huellaindeleble en la sociedad y en el periodismo nacional.

“Todo empezó aquí y todo termina aquí. Pocos saben que él encierta forma, incluso el murió y quizá no lo supo, él fue el creador del Grupode Comunicaciones Corripio, más que quien les habla, él fue quien abrió lapuerta para la creación de este grupo”, manifestó el empresario.

José P. Monegro

El periodista José P. Monegro, subdirector de El Día, consideróque Don Rafael Molina Morillo sembró en el alma un espacio que ni la tormentadaña.

“Cada vez que se abre una página del Periódico El Día seabren los principios de Molina Morillo y por la eternidad esas normas y esosprincipios éticos perdurarán”, subrayó Monegro.

POR LUIS BRITO

(FOTOS: DANIEL DUVERGÉ)