Radar Político al desafío Catalán en España

Por Luis Columna Solano miércoles 4 de octubre, 2017

Al momento de la edición de este articulo, el presidente  de la Generalitat de Cataluña, Carles Piugdemont mantiene su palabra de  convocar al Parlamento Regional para notificarle lo que él entiende fue un  exitoso referéndum legal y desde donde se propone hacer una  Declaración Unilateral de independencia. Pues bien, el rey Felipe VI habló al pueblo español y lo hizo con bastante contundencia.

El Jefe del Estado llamó desleal a las autoridades del Gobierno de la Generalitat de Cataluña dirigido por Carles Piugdemont  y su vicepresidente Oriol Junqueras y llamó a todos los poderes públicos, a impedir la ruptura del orden democrático y la unidad territorial. No es menos cierto que el papel del Rey como símbolo de unidad del país y sus instituciones, no le permite constitucionalmente tomar decisiones ejecutivas, poderes que están garantizados para el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, sin embargo, su mensaje es vinculante y goza del apoyo de la mayoría del pueblo.

En consecuencia, el presidente del Gobierno está prácticamente obligado a utilizar la artillería pesada para atajar el independentismo, reconducir la situación y el orden en Cataluña, antes de que sea demasiado tarde a consecuencia de su tibieza.

ORIGEN DE LA CRISIS INSTITUCIONAL.

Debemos puntualizar para mayor compresión de este asunto, que ya acapara una parte importante de la opinión internacional, que desde la muerte del dictador Francisco Franco un 20 de noviembre de 1975, pasando por la promulgación de la actual Constitución de 1978, la Generalitat de Cataluña ha tenido hasta la fecha, cinco presidentes, siendo el primero de ellos, Jordi Puyol (1980-2003), líder del Partido Convergencia i Unió, de ideología “Independentista”; Lo sucedió el en cargo, el dirigente socialista Pascal Maragall (2003-2006), del Partido Socialista Catalán (PSC) en coalición con Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), e Iniciativa Por Cataluña (ICV-UEiA) llamada “Tripartito Catalán”, quien igualmente llevó tres años más tarde, a otro socialista y el único presidente Catalán no nacido en Cataluña, José Montilla (2006 /2010).

El origen del actual pulso institucional, nace  un año después con la vuelta de CiU y la elección de Artur Mas como presidente de la Generalitat el 27 de febrero del 2010 al 12 de enero del año 2016, día que fue relevado por su compañero de Partido y entonces Alcalde Gerona, Carles Piugdemont.

Sucede que al año siguiente en España hubo elecciones a las Costes Generales, donde resultó ganador y con mayoría absoluta el Partido Popular, de ideología “centro derecha”, relevando al socialista José Luís Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno el 21 de diciembre del año 2011. Durante el ejercicio de gobierno 2012, España se vio al borde del rescate económico de parte de la  Unión Europea, situación que obligó al gobernante a preferir ajustar el cinturón a la economía del país con recortes y reformas estructurales nunca vista en la presente democracia. Aquellas reformas incluía contener el gasto de las diferentes administraciones del Estado (Municipal, Autonómica, Central y la Corona) a un objetivo de déficit puntual, así como fijar un tope de endeudamiento.

Aquí empezó todo. Artur Mas no estaba dispuesto a someterse a ese régimen de consecuencias y exigió al presidente Rajoy que o le daba lo que él quería, o plantaba la independencia de Cataluña.

A todo eso, vino un descuido de parte del Gobierno Central a lo que era ya un desafío institucional a todos luces que llevó al Presidente Catalán a realizar un primer referéndum ilegal el  9 de Noviembre del 2014, que concluiría con su inhabilitación para ejercer cargos públicos por dos años, previa salida del cargo por la negativa de la Candidatura de Unidad Popular, mejor conocida como la (CUP) a investirlo por tercera vez presidente de la Generalitat.

 COMO SE DESBLOQUEA LA SITUACIÓN?. APLICANDO EL ART. 155 DE LA CONSTITUCÓN.

Llegado al punto de que el pasado domingo día 1 de octubre el presidente catalán  Carles Piugdemont llevó a cabo la realización de un referéndum ilegal que a propósito, el gobierno  dio a la ciudadanía todas las garantías de que el mismo no se iba a efectuar, la situación que empezó como un tema económico, ha degenerado en la peor crisis política e institucional de la democracia española, todo esto, a pesar de que el actual presidente del Gobierno Mariano Rajoy, ha sido el que llegó al cargo con mayor experiencia de Estado, pues había ocupado cinco ministerios.

El Gobierno a pesar de tener y haber tenido a su disposición el artículo 155 de la Constitución, no hizo nada más que repetir hasta el cansancio que ese referéndum no se iba a realizar. Que no habría urnas, ni nada. Pero hubo de todo y lo peor fue que los independentistas lograron que los ojos del mundo se pusieran en Cataluña, cuando una semana atrás, el propio presidente Rajoy cometió el error táctico de internacionalizar el asunto, al tratarlo públicamente en su comparecencia en la Casa Blanca junto al presidente Donald Trump.

 Que dice el  Artículo 155 de la Constitución Española?
    1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
    2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

      Visto lo visto, solo queda esperar si el presidente Rajoy esperaría a que el presidente catalán se anote otro gol convocando al Parlamento y desde allí, lanzan la Declaración de Independencia Unilateral.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar