Quisiera verle llegar, antes de “morir” yo, la concienciación ciudadana aquí 

Por Rolando Fernández

No es un secreto para nadie en Dominicana, el cumulo de calamidades; desordenes institucionales; hipotecas de la soberanía nacional; la “haitianización” en curso que arropa al país; la insatisfacción de las necesidades sociales por parte de los gobiernos; la corrupción generalizada, política, como empresarial también; y, otros males fehacientes de alta consideración, que han venido gravitando entre nosotros durante los últimos tiempos.

Y, todo con el patrocinio de los políticos de nuevo cuño que se ha venido gastando esta nación, durante pasados lustros, algo recientes. Entre los que ejercen la actividad, se pueden contar actores excepcionales, fiables, muy marcados.

Algunos de esos, que ya incluso tuvieron la oportunidad de gobernar esta República, desde sus más altas instancias, y que enseñaron, de cuántos actos desastrosos fueron capaces de incurrir durante sus tiempos de gestión, de nuevo se están proponiendo ahora ante el pueblo, como candidatos a la presidencia de la nación.  ¡Creen que sus acciones n se recuerdan!

Sabido es que, muy poco realizaron aquellos en favor de las grandes mayorías del país, vale recalcar, en términos de resarcir algunos de los daños provocaos a la población. Pero, no obstante, y con las caras duras de siempre, pretenden embaucar a los incautos locales otra vez.

Sin embargo, y pese a los prontuarios cuestionables inequívocos acumulados por esos “magnates”, y las frustrantes ejecuciones llevadas a cabo, cuando les tocó gobernar, manifiestan actualmente   aspiraciones de volver de nuevo a subirse en el “palo”, vale la reiteración.

Evidentemente, entienden que de loable se puede calificar su labor estatal desde el Palacio. Piensan, que es verdad, tanto la falta de memoria de este pueblo, como de conceptualización; y, que ambas se verifican en un ciento por ciento localmente. ¡Craso error! Se pueden llevar tremenda sorpresa. Ya la población no está tan ciega como antes.

Aunque, parece ser que, algunos ciudadanos aquí, no están en disposición de levantar cabeza, pese a todo, por estar llevándose de las bocinas pagadas que promueven a esos turpenes de cara dura, respecto del próximo torneo electoral a celebrarse en el año 2024.

Ahora, se pueden quedar muchos de esos farsantes “con el moño hecho”, como se dice en buen dominicano. ¡Saborear el polvo de la derrota! “Quedarse oliendo donde guisan”, como dice el pueblo

Obvio que, se aprecian en determinados segmentos de la población, las intenciones de continuar favoreciendo con el voto a políticos de esa estirpe depreciable, corruptos y mafioso, que de nuevo se ofertan. Aunque, son los menos, claro está, esos sectores fanatizados que apadrinan.

A sacarle los pies a toda gente repudiable, sin condiciones loables; conocida en su proceder; que, lo que va a hacer es, continuar con más de lo mismo, de volver a alzarse con el poder.

Trabajar para los poderosos del país, no cabe duda, y acumular mayores riquezas que las ya logradas por algunos. O, agenciarse posiciones económicas, y dinero por supuesto, los de nuevo ingreso al ruedo.

Pueblo, está bueno ya para continuar dejándote embaucar (marear) de todos estos farsantes políticos locales. “Súbeles los vidrios”, como diría alguien por ahí, ya que de nuevo vienen por ti, con sus demagogias, y sus patrañas sin reparo, para que otra vez les vuelva a favorecer con tu voto.

Pueblo, ¡despierta, a concienciarse! Nunca es tarde para recapacitar, principalmente en asuntos políticos. La última palabra es la tuya. De equivocarte nuevamente, el malo lo será tu; y, del abismo en que te harán caer al final, muy difícil la sociedad dominicana podrá salir después.

 

Autor: Rolando Fernández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar