¿Quiénes son los dueños de ese perro rabioso llamado Covid-19­?

Por José Pérez Méndez miércoles 22 de abril, 2020

La verdad sobre el origen del virus SARS-COV-2 y la enfermedad que causa llamada Covid-19, empieza a surgir entre los escombros de centenares de miles de cadáveres esparcidos por todo el mundo.

Es cierto que el fracaso no tiene dueños y que el éxito es de todos, pero la enfermedad Covid-19 no es un fracaso de alguien ni tampoco es el éxito de todos.  Mi posición desde un principio ha sido de que es increíble e inaceptable que este famoso virus se haya originado en un mercado de animales en la provincia china de Wuhan, y que, por obra y gracia del espíritu santo, se haya esparcido de manera espontánea y tan rápido por el mundo entero.

Quien escribe no tiene los datos ni las pruebas que le permitan acusar a nadie, pero hay cosas que el sexto sentido del instinto las delata, aunque no las pueda probar.

En el año 2016 quien escribe estaba seguro de Hillary Clinton ganaría las elecciones presidenciales de USA por unos cuantos puntos porcentuales, y al ver los resultados, que favorecieron en votos electorales a Donald Trump, me dije a mi mismo que era increíble lo que había sucedido, y que eso obligaría a una revisión del sistema electoral de USA.

No tardó mucho para que empezaran a surgir informaciones sobre la intervención del sistema electoral norteamericano por parte del gobierno de Rusia. Mas adelante el Congreso Norteamericano, en un informe de mas de 2 mil páginas, confirmó la intervención rusa del sistema electoral norteamericano.

El hermetismo chino constituye una barrera para que la verdad del Covid-19 salga a flote, pero la verdad es como el agua que sale por si sola de abajo de la tierra cuando las condiciones lo exigen.

Resulta demasiado coincidencia que, en las cercanías de la Provincia de Wuhan, donde surgió la enfermedad nombrada como Covid-19, haya un laboratorio de biotecnología donde se hacen experimentos con coronavirus en murciélagos; al mismo tiempo de que fuera en un mercado de animales de dicha provincia, donde según el gobierno chino, surgió el primer brote de dicha enfermedad.

En ese momento le pregunté a un destacado médico sobre esa información y me dijo que mientras los chinos estuvieran comiendo culebras que se alimentan de murciélagos eso iba a estar pasando. Creo que eso es lo que el gobierno chino quería que se creyera.

Fue a finales de diciembre cuando el gobierno chino anunció la existencia de la enfermedad conocida como Covid-19, y ya en ese momento la enfermedad estaba en Europa. Hace un par de días una ciudadana española afirmó que llegó a la Rep. Dominicana en enero 13 y sin saberlo estaba contagiada con el Covid-19. La ciudadana española regresó a España el 23 de enero, pero no fue sino hasta el mes de febrero cuando su médico le informó que la enfermedad que tenía era Covid-19.

Ahora se dice que el virus SARS-COV-2 posiblemente se haya escapado por error del laboratorio chino de Wuhan donde se hacen los experimentos de coronavirus en murciélagos; como también se ha dicho que hay otros 6 nuevos coronavirus que se han identificado en murciélagos. Ojalá que no se trate de otras 7 plagas como las de Egipto en tiempos de Moisés.

¿Cuál es la magia de este virus que surgió en un mercado de animales y se expandió tan rápido por todo el mundo?  ¿Qué hay de cierto de que 175 mil ciudadanos de Wuhan salieron en el mes de diciembre hacia diversos destinos del mundo? ¿Por qué el gobierno chino tardó tanto en divulgar la información que tenían sobre el virus y la enfermedad que afectaba a sus propios ciudadanos?

Y una última pregunta ¿Por qué el gobierno chino protestó cuando se habló de que el caso de Covid-19 sería llevado al consejo de seguridad de la ONU, haciendo uso del derecho a veto que como miembro del mismo tiene?

Todas estas preguntas merecen respuestas, y las mismas deben venir del gobierno chino o de una investigación seria que conduzca la ONU.

Lo que si les puedo advertir es que los chinos no son tan buenos como aparentan, y que los que creen que Estados Unidos de Norteamérica ha sido lo peor como imperio económico y militar, que se preparen para conocer lo que sería el Nuevo Imperio Económico Chino para el mundo.

Mientras tanto sigo asombrado de ver tanta gente importante e inteligente chupándose ese bobo sobre el origen y expansión del Covid-19.

Por José Pérez Méndez

Anuncios

Comenta