Quienes Atentan contra la UASD

Por Francisco Rafael Guzmán jueves 12 de octubre, 2017

Lo Que Debe Colapsar es el Modelo Neoliberal o Capitalismo Salvaje

En un día del año el 2015 el periódico hoy publicó un editorial donde hablaba de que la UASD debía sacudirse. En esos mismos días una comunicadora de la radioemisora  la Zeta, hablando de los anuncios de los aumentos en las asignaciones presupuestales a entidades estatales contempladas en la ley de gastos públicos del 2016, se refirió a un supuesto aumento de RD$ 600,000 a la universidad del Estado, llegando a la audacia de decir que a la UASD ese aumento que se le hacía no debía hacer si era para aumentar a los profesores como pasó en el 2013.

En primer lugar, no parece ser que en  términos reales  haya ningún aumento, sino una disminución en los fondos que el Presidente de la República Danilo Medina pretende se le entreguen a la UASD para el año próximo (2016), porque de lo que se trata es de aumentar en 600 millones a la asignación formalmente establecida para ese año con relación a la asignación formalmente establecida para el año actual (2015). Sin embargo, el mandatario entregaba 60 millones mensuales de asignaciones extraordinarias al presupuesto de la Primada de América. Nadie mejor que el Presidente y sus funcionarios para saber que la UASD tiene casi el 50 % de la matrícula de estudiantes de educación superior en la República Dominicana. Ellos saben que  la universidad del Estado no es un barril sin fondo y no es un elefante blanco, aunque  ciertamente a nivel del personal burocrático administrativo hay cosas que pueden mejorarse y de la docencia también, pero no es como la campaña mediática quiere presentar a la primera universidad de América. Hoy en el 2017 de cara al 2018 tenemos una situación parecida.

La calidad de la docencia y la eficiencia en el aprendizaje dependen de los recursos económicos; la UASD necesita una asignación muy superior a la que se le asigna para que la calidad de la docencia y la eficiencia en el aprendizaje lleguen a niveles más altos. A la periodista de La Zeta 101 se le olvidó que hay un proceso inflacionario en el país que se torna tenebroso, o bien, ella no hace compra en un supermercado y no sabe cuánto se gasta en los alimentos en su hogar, porque parece que no sabe lo que se pagaba en el 2015 y más aún hoy en el 2017 (sobre todo después de las inundaciones de finales del 2016 en el Cibao) por un plátano, por una libra de batata, por la libra de cebolla, o cuánto vale una libra de carne y cuánto costaba hasta los inicios del 2013.

Ahora bien, se puede entender que un periódico prestigioso como el Hoy, cuya propiedad es de uno de los empresarios más prestigiosos y tal vez el más exitoso, propietario de muchas empresas de servicios y comerciales, divulgue mensajes como ese. Ese mismo empresario asistió pocos días después de salir el editorial en el periódico de su propiedad en una investidura en la Universidad Católica Nordestana, en la ciudad de San Francisco de Macorís, en lo que parece es un claro mensaje del interés en el estímulo a la privatización de la educación superior. Eso se publicó en el Listín Diario, donde aparece el empresario en una foto. No es necesario ensalzar tanto a la educación superior privada y a que alguna de ellas gasten recursos pecuniarios investigaciones (nada trascendente para el interés nacional), como por ejemplo la ubicación de la tumba de Cleopatra. Por Dios, parafernalia para vender imágenes de las universidades que son fuentes de lucro para inversionistas en ellas.  Así el país no resuelve sus problemas.

En esos mismos días, salió reseñada la información de que el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología estaba asignando una tarjeta a miles de estudiantes, los cuales deben tener un determinado índice de rendimiento. ¿Qué pretende el ministerio con eso? ¿Se les cobrará luego ese dinero a los futuros profesionales? ¿Se trata de una simple donación?  ¿Se trata de que cada quién financie su propia educación superior? ¿Se trata de implantar un modelo norteamericano, para que el Estado reciba más de lo que presta a los estudiantes, como si este fuera una empresa cualquiera? ¿Es viable eso aquí hoy? ¿Aterrizan el presidente Medina y sus funcionarios?

Pero después de todo, parece ser que esto va dentro de las pretensiones de privatizar la educación superior en un futuro, pretensiones que no parecen ser realidades muy verosímiles. Esas pretensiones que pueden pulular en las mentes sombrías de algunos funcionarios complacen a algunas viejas aspiraciones del Banco Mundial y de otros organismos internacionales, aun cuando hoy día no las estén pregonando mucho.

La UASD debe trasparentar la nómina, pero el primero que sabe que con el saneamiento de la misma no se corrige la insuficiencia de recursos con que cuenta la Primada de América es el gobierno central. El gobierno sabe que el presupuesto que le asigna a la UASD es muy deficitario, como sabe de la magnitud de la población estudiantil de la misma; como también debe saber de las posibles  consecuencias de muchos de esos jóvenes no ingresen a las aulas de la UASD. No es la mejor medida gubernamental estimular más a la educación superior privada, como años se presentó la ministra Ligia Amada en una investidura de Intec; lo último parece que no hay mesura en exhibirse como favorecedores de semejante tipo de educación superior y de la iniquidad en ello.

Lo primero es que el Presidente de la República debe entender es que la UASD se sabe manejar a sí misma, como lo que ha sido, como universidad autónoma, pública, con alguna supervisión del gobierno central (auditorías internas por ejemplo), sin recetas del sector privado; el gobierno central debe decir no a los organismos internacionales enemigos de la primera universidad de América y a los intereses del sector privado en la privatización de la  educación superior. De lo contrario que espere el cebo, si pretende liquidar a la UASD, quitándole el status de autónoma y mandando a la calle a muchos jóvenes que quieren ingresar a ella. De ser así, Danilo Medina o cualquiera otro que ocupe la primera magistratura del Estado que así lo hiciese no sería el mejor ejemplo de estadista, porque no sería la mejor manera de manejar el conflicto social.

Lo que no entendemos del todo, como es que algunos comunicadores dicen mentiras contra la principal del país, habiendo salido la mayoría de ellos de sus aulas, como también se prestan a ello otros profesionales en menor medida, también  habiendo salido muchos de ellos de sus aulas. En el primer caso, la única explicación es que en este reinado del capital financiero, con un capitalismo salvaje basado en el predominio de la economía de servicios (donde ni mentas quieren producir los empresarios industriales dominicanos), se ha propiciado una suerte de casta de periodistas o comunicadores privilegiados que venden su servicios manteniendo privilegios no importando a quien hagan daño (no es el caso de la mayoría de los comunicadores de la zeta 101). Es bueno que la UASD mejore la función de su departamento de relaciones públicas y el trabajo de la vicerrectoría de extensión debe mejor para defender mejor a la Universidad.

Basta ya de la campaña mediática contra la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Apple Store Google Play
Continuar