¿Qué significa para ti ser madre?

Por Venecia Joaquín miércoles 24 de mayo, 2017

Me hicieron esa pregunta y me aturdí al dar la respuesta. Como un volcán brotaron de mi mente los recuerdos: alegrías, luchas, nostalgias, satisfacciones ¡grandes satisfacciones!  Caramba, no me había detenido a pensar  en mi función de madre ¿Qué he sentido? ¿Que  siento? ¿Que he hecho?

Imposible hablar de ser madre  sin referirme a lo que me da el calificativo de tal: mis hijos.  Mi pensamiento vuela al pasado. Recuerdo cuando salí embarazada ¡cuanta emoción! Mis hijos fueron deseados, buscados, producto de un gran amor ¡Cuanto sustitos al sentirlos   en mi vientre, que dependían de mí, que debía cuidar!

Cuando nacieron mis dos hijos,  con dos años de diferencias, me vi envuelta en un mundo de ensueños, alegrías, trasnoches, biberones y responsabilidades.   Todas las tareas por difíciles que fueran me resultaban  placenteras. Mi esposo, ya no era lo único importante para mi, se integraron nuestros hijos. Llenaron nuestro escenario  con más luces y alegrías.

Es lo más maravilloso que ha sucedido en mi vida. Aprendí a  amar todos los niños y a estar atenta a los jóvenes.

Cumplía mi misión de mamá como por encanto, serena, sin angustias.  Los niños crecían sanos y alegres bajo la atenta mirada de su padre y la mía. Cuando tenían tres y cinco años, por una de esas jugadas del destino,  su  padre decidió explorar otros caminos…. Quedé sola con la tremenda responsabilidad de educarlos y hacer de ellos, hombres de bien.

¿Cómo lograrlo en un medio social con tantos antivalores?  Me asusté. Reaccioné de inmediato. Amarré mis temores y tristeza y me concentré en su  formación  integral.  No es cuestión de cuidar su cuerpo, debo   atender su alma, pensé.

Para garantizar su estabilidad emocional, no hice cambios significativos en su escenario: el mismo colegio,  vecinos,  etc. Fui siempre muy selectiva  con las personas que visitaban mi hogar y muy cuidadosa al manifestar admiración hacia alguien.

Mi mejor inversión  fue el tiempo, esfuerzos y recursos dedicados a ellos. Hoy, son adultos  juiciosos, honestos, responsables ¡muy trabajadores!   Ingenieros civiles que  aman su profesión y se desplazan  sin temor, por diferentes continentes, dejando huellas positivas.  Saben que  más importante que lo material es la paz espiritual.

¿Qué hice como madre?  Muchas cosas. Dentro de ellas, actuar siempre basada en principios morales y cristianos; ser como un  pararrayo en el hogar con capacidad de neutralizar las descargas negativas, para que no  tocaran mis hijos; dejarlos  actuar  en libertad y en  sus tropiezos,   ayudarlos  a levantar  y aprender las lecciones.

Indiscutiblemente, madre debe ser siempre   un rinconcito acogedor, donde los hijos se forman con amor.  Esta misión  tiene el mágico encanto de ser placentera,  aun en momentos  de grandes limitaciones y sacrificios. El amor  proporciona    coraje y firmeza  para trabajar  cualquier proyecto y muy especialmente, el más valioso y hermoso de la vida: la educación de los hijos.

Cada día agradezco a Dios y sonrío complacida  al recordar, la grata y  maravillosa experiencia de haber contribuido  en la formación de dos hijos tan estupendos como Pietro y Pierre Porrello.

Por Venecia Joaquín

Apple Store Google Play
Continuar