¿ Qué se siente estar atrapada entre la historia y belleza del viejo mundo?

Por Arelis Garcia martes 23 de julio, 2019

Es la interrogante que me hago aquí en este distante lugar ubicado en Europa, por cierto hermoso y lleno de historia milenaria, Italia.

Soy dominicana y es casi una vergüenza ver lo lejos que estamos del término desarrollo y no es precisamente por la falta de recursos materiales, naturales y humanos, sino más bien, creo desde mi punto de vista,  que todo se debe a la falta de compromiso e interés de crecer que tienen nuestros gobernantes y los  aspirantes que cada  cuatro años son capaces de hacer todo lo humanamente posible por adquirir la tajada del pastel tropical que ellos creen que les toca, solo por abrazar a los viejitos y besar todos los niños descalzos y caritas sucias e inocentes  que están por montones en cada barrio de esta parte del Caribe , que conocemos como la República Dominicana desde el mil ochocientos cuarenta y cuatro.

En un país rico como el nuestro, donde  de lo que en otros no tienen, aquí hay  demasiado ( Oro, playas, vegetación, ect.), es urgente accionar, porque sé que todavía tenemos tiempo y esperanzas .

Sin embargo por ignorancia cada vez más sus ciudadanos de a pie miran y sienten que  amanecen más pobres todos los  días, por el estancamiento económico y social que experimenta muestra nación, producto de una hambre insatisfecha de poder que tienen los que nos gobiernan y de igual forma, los nuevos y viejos aspiran a manejar los destinos de nuestro hermoso país.

El viejo mundo va cada vez más nuevo en todo los avances que presenta el siglo XXI y por el contrario nuestro país cada día se parece más al puntito que Hitler aplastó en su mapa cuando le dijeron que un tirano en el Caribe quería iniciar una guerra contra ellos.

Somos un agujero en medio del mar y el cielo quinientos años después, una raza que todavía no sabe, quién descubrió a quién  (Juan Luis Guerra), pero no por eso tenemos que seguir durmiendo mientras el mundo gira y otros siguen avanzando, aunque lastimosamente nosotros cada vez seguimos más pobres que nunca mental y materialmente hablando.

Cambia todo cambia, dijo Mercedes Sosa en su canción, pero lo que no queremos cambiar es la mentalidad del que deposita el desarrollo y crecimiento de su país en una alcancía sin fondo (políticos), dejándolo en manos de sangrijuelas que solo se quieren chupar todas las riquezas sin ningún escrúpulo ni sentimiento de culpa.

Ver y experimentar de primera mano la diferencia entre Europa y América latina, no solo te pone a pensar, sino que también despierta el deseo de luchar en contra de todos esos rateros que no nos permiten avanzar.

Mi país es rico, pero está pobremente administrado.

Yo te invito dominicano a que tomes consciencia y empieces la lucha y el cambio que solo se logra a través de la educación.

Solo tú sabes cómo hacerlo, inicia por ti…

Por Arelis García López.

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar