¿Qué papel jugará Danilo, no el PLD en 2024?

Por Luis Columna Solano

A la luz de los acontecimientos actuales a dos años de la celebración de las próximas elecciones presidenciales en República Dominicana con un escenario tripartito en lo institucional pero polarizado en el liderazgo; nos preguntamos, ¿Qué rol jugará el anterior Presidente Danilo Medina Sánchez?

La pregunta va en la dirección del crecimiento horizontal y vertical del Partido Fuerza del Pueblo, que ocupará la tercera casilla en la boleta electoral, quien en los últimos meses ha recibido una transfusión importante de cuadros altos, intermedios, medios y de base del Partido de la Liberación Dominicana pero sobre la base de que esta joven organización, difícilmente lograse llegar al poder sin un apoyo de por lo menos el 80% del voto Peledeista, más el favor del electorado representado por diversos sectores, incluso apolíticos pero con determinación del voto.

Algunos analistas nos comentan en privado, que el Presidente Medina en este contexto se encuentra subido en un palo encebado, pues según su historial, nunca ha sido una figura institucional en lo partidario, dado que incluso desde el poder, fungió como el jefe de una tendencia o grupo pero que ahora estaría obligado a ser imparcial en su rol del presidente del PLD. En tal sentido, se teme que Danilo podría rescindir en su anterior obstinación para impedir que el también ex presidente de la República y líder de la Fuerza del Pueblo doctor Leonel
Fernández regrese al poder pero que esa decisión, automáticamente sugeriría un acuerdo para garantizar la continuidad del actual Presidente Luis Abinader en el poder hasta el 2028.

En este contexto y escenario posible, dirigentes del peledeismo histórico, así como una inmensa mayoría de miembros de las bases de esa organización, verían con angustia como se le alejaría la posibilidad de regresar a sus puestos de trabajo, de los cuales fueron desvinculados por la presente Administración.

De igual manera, el pueblo que no es tonto, también entendería que dicho apoyo, lejos de perjudicar políticamente al Presidente Leonel Fernández, sea para beneficiar a Medina en los procesos judiciales que pesan sobre sus principales colaboradores y familiares directos ya conocido los acuerdos que algunos ex cercanos colaboradores han hecho con la Procuraduría PGRde la República en busca de suavizar su condisción penal en expedientes acusatorios del temido organismo que dirige la Magistrada Miriam Germán Brito y sus adjuntos, los doctores: Yeni Berenice Reinoso y Wilson Camacho respectivamente.

Otros dicen qué una vez concluido el proceso de escogencia del candidato o candidata presidencial del PLD en un proceso abierto y sin trauma, es decir, donde no se exprese o más bien, se aprecie la mano del Presidente Medina a favor de uno contra los demás, este partido podría remontar y clasificar para una segunda vuelta con el Presidente Abinader. Si este fuese el caso, Leonel sería de nuevo el hombre que tendría en sus manos un posible triunfo de esa candidatura y también estaría en el mismo palo encebado
de no ayudarlo a ganar.

Pero si el electorado plantea un escenario electoral inverso, entonces, Danilo tendría la obligación de facilitar un acuerdo político con el mismo propósito o fin. Lo mismo decir, devolverle
el poder a los bochistas de ambos partidos.

Si Danilo se salta esta situación y en cambio, da paso a lo personal sobre lo lógico y políticamente correcto, podría enfrentar un proceso de desobediencia civil dentro de su partido, incluidos miembros del Comité Político y una inmensa mayoría de las estructuras
y cuadros dirigenciales, miembros y simpatizantes de la organización, que se volcarían en un camino sin retorno hacia la Fuerza del Pueblo.

En consecuencia, entiendo qué siendo la primera vez en la historia democrática de República Dominicana que hay tres ex presidentes vivos y activos políticamente y un Presidente de la República en ejercicio con opción a continuar por varias razones, las estrategias en campañas electores serán la clave del triunfo.

Todo dependerá de las cartas que se jueguen y la capacidad de los líderes en concertar alianzas para sumar una mayoría calificada que garantice el triunfo de acuerdo a la Constitución de la República de un 50+1 en primera vuelta electoral o mayoría simple, en segunda vuelta.

 

Autor: Luis Columna Solano

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar