¿Qué nos dice la psicología sobre las compras nerviosas por coronavirus?

Por El Nuevo Diario jueves 12 de marzo, 2020

Es evidente que estamos viviendo una situación extraordinaria con el COVID-19 y que como tal, hay que estar prevenidos. No obstante, las compras por pánico generan consecuencias negativas: desabastecimiento de ciertos productos y aumento de los precios.

Abraham Maslow nos indicaba en su famosa pirámide de las necesidades básicas que, en la base de nuestro bienestar, en el primer escalón, se asienta el poder disponer de alimentos para nuestra subsistencia. Es así. En medio de un contexto de incertidumbre y miedo, disponer en casa de recursos básicos para subsistir genera tranquilidad en nuestro cerebro. Es algo comprensible.

Ahora bien, un hecho que hemos podido comprobar es que se necesita de muy poco para que de pronto respondamos con pánico. Debemos ser previsores, está claro.

No obstante, una misma reacción en masa provoca situaciones que todos queremos evitar: desabastecimiento de ciertos productos, largas colas e incluso situaciones de estrés y confrontación entre nosotros. Es necesario por tanto tener en cuenta algunos aspectos sobre las compras nerviosas por coronavirus.

Ser previsores, sí, comprar por pánico, no

David Savage es profesor de ciencia del comportamiento y microeconomía en la Universidad de Newcastle en Australia. Algo que nos señala este experto es que debemos ser previsores. La posibilidad de mantener una cuarentena de 15 días es real y como tal hay que prepararse. Ahora bien, debemos abastecernos de manera racional y equilibrada.

¿Qué queremos decir con “racional y equilibrada”? Significa, por ejemplo, no comprar 15 paquetes de papel higiénico. Significa, no poner en nuestro carrito 20 botes de gel hidroalcohólico. Esto mismo es lo que está pasando en muchas ciudades y países, dando forma a una conducta de almancenamiento irracional que traerá consecuencias. La primera, la falta de estos productos. La, segunda, el aumento de precios.

Anuncios