¡Qué invento! ¿Cuál será el otro?

Por Rolando Fernández lunes 17 de agosto, 2020

“El golpe de gracia”, a la educación en Dominicana, como se diría a nivel de pueblo, se está procurando ahora, con el pretender utilizar la televisión y la radio, para educar, académicamente hablando, amén de las clases virtuales, como nueva norma ya introducida. ¡Y quién ha dicho, que por ahí se pueda hacer lo que se persigue, con eficiencia y oportunidad!

Se está recurriendo a la radio y la televisión, internamente, como una manera de mitigar un poco las desigualdades sociales presentes entre nuestros jóvenes y adolescentes, que es obvio, arrastran consigo serias limitaciones económicas, muy a la vista, y que impiden adquirir a los depauperados entre esos, los equipos tecnológicos que se hacen necesarios, amén de poder costear el uso de la Internet, a los fines de recibir clases virtuales, según se dijo.

Un paréntesis necesario, para “cranear” sobre lo expuesto, antes de proseguir, muy a propósito de lo que se trata: “La realidad virtual es un entorno de escenas u objetos de apariencia real. La acepción más común refiere a un entorno generado mediante tecnología informática, que crea en el usuario la sensación de estar inmerso en él”. Wikipedia

Pero, además, se dice en otra parte, con respecto a lo virtual, en términos más sencillos: “Que solamente existe de forma aparente y no es real”. En eso vale la pena insistir, no por necedad, sino por lógica, cuando se asocia con la difícil tarea de educar.

Continuando con la temática central, estamos aquí pasando vergüenzas con nuestros estudiantes, por las deficiencias que se verifican en el sistema oficial actual – presencial -; como, además, la falta de responsabilidad atribuible a padres, alumnos, y algunos docentes, que enturbian más las aguas del sector cada vez.  ¡Hay que imaginarse entonces, a partir del nuevo invento: virtual!

Y, ahora, para completar la improvisación, quizás dentro del marco de la llamada “Revolución Educativa” local, y eso de la “República Digital”, politiqueras ambas, más que todo; y, con la excusa de la pandemia sanitaria que nos afecta, se busca sustituir las aulas de clases por la radio y la televisión, también, lo que, obviamente, empeorará las cosas criticables, como las deficiencias bien marcadas que se tienen a ese respecto.

“Se utilizará la televisión, el cabe y la radio para educación remota” (periódico “Diario Libre”, del 7-8-20). Se calza el titular con: “Hacienda no descarta aplicar medidas tributarias temporales de alivio a los bolsillos de las familias por la compra de equipos electrónicos para la educación a distancia de los hijos”.

Obvia la eventual decisión, para poder virtualizar más el ejercicio; y que un mayor segmento de la población se pueda “educar” bajo la nueva modalidad; que un mayor número de familias pueda tener acceso al modelo virtual ahora planteado, para que no se tenga que depender de la radio y la televisión.

De eso último manifestado por el ministerio de Hacienda, se advierte sobre la comercialización mayúscula con los agregados educativos demandados, incluidos los equipos tecnológicos necesarios, que habrá de imponer la nueva práctica que se pretende introducir en el área de que se trata, Muchos negocios, sí es lo que van a hacer los “pulpos”, y los políticos que se destacan dentro del sector.

En adición al mercado lucrativo, que de seguro se persigue, quizás otro aspecto muy importante a considerar sea, en el tenor de lo abordado, la actitud silente que observa mucha gente nuestra, que sí conoce sobre educación en esta República, y que luce estar haciéndose la indiferente.

Sabe esa, como es lógico suponer, del valor que representa dentro del ejercicio docente, la vocación exigible; como, del calor necesario a nivel de las aulas con los alumnados, en pos de mejor enseñarles. ¿Se pueden aquilatar esas condiciones, en la forma virtual de impartir, o a través de la radio y la televisión? ¡Bueeeno!

Aquella está haciendo silencio, lo cual luce indicar que, por motivos que se desconocen, muestra respaldo a las decisiones que vienen adoptando los políticos, como a los aprestos comerciales de los sectores económicos que intervienen en la actividad, directa, o indirectamente.

Qué la educación del país se acabe de deteriorar por completo, parece que muy poco importa a muchos; como tampoco que, nuestros jóvenes y adolescentes resulten menos aptos cada vez; incluidos los profesionales, por añadidura, que egresen de las universidades locales, y que por supuesto, estarán esos menos preparados para formarse en tal sentido, y llevar a cabo después los ejercicios propuestos, por el caudal de lagunas, en términos de conocimientos base requeridos, que se arrastrarían durante lo estudios de grado superior.

Se tiene, qué no haber saboreado a nivel de los diferentes grados de la educación nuestra. el “licor amargo” del ejercicio docente, con la materia prima puesta a disposición, y que dentro de las aulas se brinda, para, estar de acuerdo con eso de lo virtual, radial, y televisado, que ahora se pretende instaurar, respecto de tan delicadas funciones.

Finalmente, cabe recomendar que, como aquí se inventa, y se copian tantos extranjerismos importados, que se vienen aplicando dentro del área educativa, sin prevenir consecuencias derivadas, ¡qué ojalá siempre se haga para mejorar, y no para empeorar!

 

 

Autor: Rolando Fernández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar