¿Qué hubiese pasado si….?

Por Carlos McCoy

Una forma de tratar de cambiar la historia es fantaseándola. En este trabajo nosotros vamos a fantasear un poco. Terminaremos la pregunta que nos hacemos en el titular y la contestaremos de manera fantasiosa. ¿Qué hubiese pasado si Gonzalo Castillo gana las pasadas elecciones del 5 de julio del 2020?

Lo primero es que Luís Abinader y Leonel Fernández, siete meses después, todavía estarían alegando fraude y elevando instancias a entidades y personalidades internacionales, menos a Mike Pompeo, para que intervengan en los asuntos internos de nuestro país.

Segundo, la pandemia del Covid-19 la tendríamos bajo control, pues se hubieran continuado con los excelentes protocolos sanitarios establecidos por el pasado gobierno y que fueron ponderados hasta por la Oficina Mundial de la Salud. Además, debido a las buenas relaciones que teníamos con la República Popular China, la vacuna Sinopharm, producida con la colaboración de la National Biotec Group (CNBG), ya estaría en el país. Unas compradas a un precio muy módico y otras a través de donaciones prometidas por los asiáticos.

Tercero, ya con el control de la pandemia, no tendríamos necesidad de cerrar totalmente las escuelas, pues estableciendo carpas en los estadios de beisbol y en los multiusos que están distribuidos en todas las provincias y muchos municipios del país, se podía seguir con las clases presenciales guardando la distancia social requerida.

Cuarto, esto a la vez permitía que el programa de tandas extendidas continuara sin interrupción y nuestros estudiantes seguirían recibiendo el desayuno, el almuerzo y la merienda, lo que contribuía al alivio económico de los padres de esos alumnos.

Quinto, en los campos, por su propia naturaleza de grandes espacios, es donde la distancia social se podía implementar con menos restricciones, por lo que las visitas sorpresas, con sus apoyos técnicos y financieros, no se hubieran detenido. Consecuentemente no habría carestía de productos agropecuarios ni encarecimiento de la canasta familiar.

Sexto, debido a la caída de turistas por el cierre de los aeropuertos a nivel mundial, los alimentos que se producían para el consumo de los visitantes extranjeros llegarían a la población a mejores precios y el gobierno, en vez de subsidiar a todo un pueblo, con los programas quédate en casa, pa’ ti, el Fondo de Asistencia Solidaria al Empleado (FASE), dedicaría esos fondos a concentrarlos en áreas específicas como las mypimes y los trabajadores informales, lo cual dinamiza la economía.

Séptimo, la Policía Nacional no estuviera haciendo su agosto en febrero, abusando de una ciudadanía indefensa. Arrestando ciudadanos, hasta dentro de sus propios hogares, con el ulterior fin de multarlos y conseguir un dinero extra de manera ilegal.

Y, por último, si Leonel no instruye a la militancia de su micro partido a que votaran por el PRM, hoy tendría el anhelado 5% de los sufragios emitidos y no estaría dando lástimas en las redes, pidiendo que le concedan por caridad, lo que no se ganó en las urnas. Este desatino le costó a la Fuerza del Pueblo la pérdida de más de 300 millones de pesos, de los fondos de la Junta Central Electoral y miles de empleos de sus seguidores.

Estas y muchas otras cosas se pudieron evitar si el Lic. Gonzalo Castillo gana las pasadas elecciones del 5 de julio del 2020.

Nadie puede alterar su pasado, pero este pueblo se ha dado cuenta de que cometió un error y está dispuesto a cambiar su futuro, retomando la historia en los momentos esplendorosos donde la dejó.

POR CARLOS McCOY

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar