¿Qué está pasando con el 9 1 1?

Por Pedro Rene

El 13 de marzo de 1964, una mujer de 28 años, volvía a casa después de trabajar en un bar, cuando de repente un hombre la apuñaló dos veces por la espalda, cerca de un edificio residencial en el distrito Queens de New York (EUA). La joven mujer llamada Kitty Genovese , fue asesinada y violada por un maníaco de nombre Winston Moseley , quien no tenía ninguna razón para llevar a cabo dicho crimen , sino que según los exámenes psiquiátricos  se trataba de un necrófilo .

Posteriormente, los resultados de las investigaciones arrojaron que el hecho fue presenciado por 37 personas y que sólo una (Sophia Farrar) acudió a ayudar a la moribunda Kitty.

Tras este cruel asesinato los psicólogos adoptaron el término “efecto espectador” lo que quiere decir que mientras más personas presencian un crimen, menos son las probabilidades de que acudan en auxilio de la víctima. Otro resultado de las investigaciones, fue que uno de los testigos dijo que no pidió ayuda porque no sabía cómo hacerlo, lo que originó la creación en EUA de una línea de emergencia unificada, la línea 9 1 1 creada por la compañía telefónica AT&T en el 1968.

En tanto que, es en el año 2013 en el gobierno de Danilo Medina, cuando además de unificar las emergencias en una sola línea (9 1 1), se crea todo un sistema nacional de atención a emergencias y seguridad.

Dicho sistema 9 1 1, se encuentra en la boca de los dominicanos porque según lo dicho por los propios usuarios, el servicio del 9 1 1 ha empeorado  su calidad y el tiempo de respuesta.

Dicen los chismosos de siempre, los que le buscan la quinta pata al gato y los que siempre encuentran un culpable; que si el 9 1 1 hubiese llegado a tiempo Johnny Ventura se salva, y que como no llegó, tuvieron que llevarse el cuerpo tal vez  sin vida por sus propios medios. La verdad es que de una muerte súbita poca gente regresa. La muerte sigue invicta en la lucha por vivir…

Aprovechamos para encomendar a Dios el alma de nuestro “Caballo Mayor” y enviar desde aquí nuestras condolencias a su familia, al país, al mundo…

 Por: Pedro René Almonte Mejía

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar