Que el trabajo hable

Por Américo Celado S martes 8 de junio, 2021

Lo que está a la vista no necesita anteojos, así reza un muy conocido adagio popular que bien se puede aplicar a las ejecutorias del Ministerio de Deportes en los primeros 10 meses de gobierno del presidente de la República, licenciado Luis Abinader.

La actitud proactiva del ministro Francisco Camacho ha sido notoria desde el primer día en que asumió el cargo, que inició un recorrido por las instalaciones deportivas del país, que previa evaluación, determinó su reparación inmediata.

El polideportivo de Puerto Plata y el bajo techo del club San Lázaro son muestra de ese agresivo plan de rescate de las principales instalaciones deportivas del país.

La nueva administración de Miderec ha cumplido al pie de la letra con la entrega de los recursos para la preparación y participación de los atletas de alto rendimiento, para cumplir con los compromisos pendientes como son los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón y los Juegos Panamericanos Juveniles.

El respaldo de la gestión de Camacho ha sido firme y decidido a torneos de primer nivel como son los de baloncesto superior, así como las actividades que tienen programada las ligas y clubes en todo el territorio nacional.

A todo esto se le suma la apertura del Ministerio, que para nadie es un secreto, que en los últimos dos períodos que le antecedieron se convirtió en un bunker, que para entrar y gestionar cualquier ayuda o procurar un encuentro con el ministro u otros funcionarios había que hacer malabares.

Qué se puede exhibir o resaltar de las gestiones de Jaime David Fernández Mirabal y Danilo Díaz que no sea mucha burocracia, sustentada en mega proyectos sin resultados favorables para el deporte nacional como el montaje de los Juegos Deportivos Nacionales, que hoy son más recordados por los apartamentos que conformaron la villa que por los resultados atléticos.

Así como los afanes de Fernández Mirabal de hermosear el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, siempre pendiente de los árboles y plantas ornamentales como si se tratara del Ministerio de Medio Ambiente.

La verdad hay que decirla, la gestión del actual gobierno no ha cumplido el año y ya se ha dejado sentir en el pueblo deportivo, ha mostrado un sello de identidad diferente, hay un cambio de visión.

Esta gestión puede mostrar muchas realizaciones y ejecutorias en favor del deporte en sentido general en muy poco tiempo, lo que coloca en una situación de dificultad a los opositores para sacar la cabeza y emitir algún criterio crítico.

El ministro Camacho debe seguir enfocado en su amplio plan de trabajo y dejar que sean sus ejecutorias las que hablen.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar