¿Qué comerán los pobres?… y los no tan pobres

Por Pedro Rene sábado 31 de octubre, 2020

No todo lo que empieza mal o regular tiene necesariamente que terminar mal.  En la calle todos gritan, pero tal parece que las lágrimas no mojan los pies del Ministro de Industria, Comercio y Mipymes, porque decir que los precios de la canasta básica no han subido “tanto” es insultar la inteligencia de los dominicanos y a los que su nivel de ignorancia no les permite discernir o investigar lo que está pasando, es pisotear su dignidad humana. Vuelvo y repito, lo que empieza mal no tiene por qué terminar mal, al contrario; en  el camino la carga puede acomodarse y lograr llegar a la meta con buenos números.

De modo que, lo que es innegable es que  la libra del pollo está a 70 tululuses; un plátano cuesta entre 30 y 35 jáquimas; todo ha subido de precio y si nos salimos de la alimentación; también ha subido la funda de cemento, los blocks y por ahí María se va… pero ¿Por qué se está produciendo esta escalada alcista en los bienes de consumo? He escuchado a algunos personajes culpar al gobierno pasado. Sin embargo, cuando desgloso de qué depende el precio de un pollo, de un huevo o de un plátano, la fórmula de mirar y señalar hacia atrás no me cuadra. Veamos : En el caso del pollo , una vez que nace consume materia prima (commodities) , luego de criado en lo que pone sus huevos (en el caso de gallinas ponedoras) está listo para que le den por el cocote y envolverlo en un plástico o meterlo en una funda y darle el “tablazo” al consumidor , pero desde la granja hasta donde el pollero del barrio le da su “matapollo” hay un camino por recorrer … entonces ; si aquí producimos la materia prima que consume el pollo , cómo se explica que el precio suba , si las granjas han seguido produciendo y la gente ha comido bastante en los días de encierro y ahora también en los días de ansiedad . Imaginemos que la materia prima es importada, pues la tasa del dólar se ha mantenido estable en 58.50 pesos por cada dólar; pensemos que el transporte del pollo ha subido porque los combustibles han subido de manera desproporcionada, tampoco es el caso porque aunque no han bajado, dado que la fórmula de Ito parece que no funciona ahora, el precio de los combustibles han experimentado cierta estabilidad.

Por lo tanto, de prologarse por un tiempo considerable, digamos un año, podríamos caer en un proceso inflacionario imprevisto que podría complicar aún más las cosas, y qué decir del poder adquisitivo de la gente y su capacidad para consumir bienes y servicios; por lo tanto disminuye la demanda interna, agregando que el turismo vive los días más grises que en mucho tiempo y la inversión extranjera hay que ver cómo se comporta porque los grandes capitales están recogidos o refugiándose en el oro. Entonces con este panorama, la economía dominicana podría sufrir grandes daños y si le sumamos el endeudamiento obligatorio  que lleva el Estado, y digo obligatorio puesto que el gobierno necesita solventar los gastos corrientes y por el otro lado las recaudaciones han caído si ponderamos todo el sistema tributario y de recepción de divisas.

Por lo pronto yo coincido con el planteamiento del Presidente de la Cámara de Comercio y Producción de Santiago, Carlos Iglesias. Aquí se está especulando con los precios de la canasta familiar. Mi interrogante es: ¿Quiénes?  … Los productores, los intermediarios, los dueños de los establecimientos de consumo final   ¿Cuál de todos o todos? … especular en tiempos de crisis donde hay gente perdiendo su empleo, es un verdadero crimen. Y cuando ves que hasta Leonel Fernández se está preocupando por la situación, la cosa es grande…

“La ignorancia es la madre de los crímenes. Un crimen es, ante todo, una falta de raciocinio”. Honoré de Balzac.

 

Por: Pedro René Almonte Mejía

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar