Putin vuelve a ignorar al Foro de Davos, al que sólo ha acudido una vez

Por EFE Lunes 16 de Enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, MOSCÚ (EFE).- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, volverá a ignorar al Foro Económico Mundial de Davos que arranca mañana en Suiza y al que el líder ruso sólo ha acudido una vez, en 2009, en calidad de primer ministro.

Tampoco el actual jefe del Gobierno ruso, Dmitri Medvédev, viajará los Alpes suizos para representar a su país en una cita que reúne a la elite empresarial y líderes mundiales de primer nivel.

Por ahora tan solo la viceprimera ministra, Olga Golodets, ha confirmado su asistencia a Davos, aunque fuentes gubernamentales también han apuntado a que el viceprimer ministro primero, Ígor Shuválov, encabezará la delegación rusa como ya hizo hace dos años, en pleno conflicto armado en el este de Ucrania.

Las empresas rusas sí conceden la debida importancia al Foro y muchos empresarios de este país viajarán a Davos para reunirse con sus colegas y tratar de atraer a Rusia inversiones extranjeras, necesarias como nunca para estimular la economía nacional y afrontar los retos de futuro.

Tras casi tres años de recesión, en los que los rusos han visto cómo el rublo ha perdido la mitad de su valor en divisas y cómo ha caído bruscamente su nivel de vida, el país se asoma por fin a una lenta recuperación económica que se ha abierto camino pese a las sanciones de Occidente.

El nuevo ministro de Economía ruso, Maxim Oréshkin, espera que se logre un crecimiento superior al 1 % este año, por encima del actual pronóstico hecho por su propia cartera, que sitúa este dato en 0,6 %.

El recién terminado 2016 dejó una contracción del 0,5 %, según los últimos datos oficiales, que se suma a un decrecimiento del 3,7% registrado el año anterior en lo que está siendo la recesión más larga y profunda desde la década de los noventa del siglo pasado.

Entre los principales debates de esta edición de Davos figura la inminente Cuarta Revolución Industrial, además de la consolidación del crecimiento mundial y la reforma del capitalismo de mercado.

La rápida transformación del mundo y la inexorable robotización de la producción preocupan y mucho en Rusia, que teme quedarse para siempre entre los últimos de la fila en el desarrollo tecnológico.

Países como Estados Unidos o Corea del Sur avanzan a pasos agigantados en ese ámbito y en unos años pueden situarse en posiciones de liderazgo inalcanzables para el resto, mientras que Rusia se arriesga a quedarse para siempre rezagada.

Vencer ese retraso tecnológico y evitar que se convierta en un factor permanente e insuperable es el mayor reto al que se enfrenta la economía rusa, alertó hace poco Alexéi Kudrin, uno de los economistas rusos más respetados.

El descenso del nivel de vida, la contracción del potencial económico del país, e incluso la amenaza a la soberanía y a la capacidad defensiva, son algunas de las consecuencias, también permanentes, que podrían derivarse del rezago tecnológico.

El que fuera ministro de Finanzas entre 2001 y 2011 -"los años de gloria" para la economía rusa, que salvo algunos paréntesis registraba por entonces crecimientos anuales superiores al 5 por ciento- también advirtió de que Rusia necesita crecer por encima del 4 por ciento anual para avanzar hacia posiciones de liderazgo.

El presidente chino, Xi Jinping; la directora del FMI, Christine Lagarde; el todavía secretario de Estado de EEUU, John Kerry, o el magnate chino Wang Jianlin son algunas de las destacadas personalidades que acudirán al Foro.

Del mundo de los negocios, destacan el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney; el consejero delegado de Bank of America, Brian Moynihan; el presidente del banco suizo UBS, Axel Weber; o el de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein.

En total, cerca de 3.000 personalidades públicas, con responsabilidades en la administración y en la economía, participarán en la cita de Davos. EFE