Putin anuncia pronta visita de funcionarios y empresarios japoneses a Kuriles

Por El Nuevo Diario Jueves 27 de Abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, COLOMBIA.- El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció hoy que este verano una delegación de funcionarios y empresarios japoneses visitará por primera vez las islas Kuriles, archipiélago cuya soberanía enfrenta a ambos países desde 1946.

"Este verano organizaremos un viaje a las islas Kuriles de un grupo de funcionarios y empresarios japoneses", dijo tras reunirse en el Kremlin por quinta vez en menos de un año con el primer ministro nipón, Sinzo Abe.

Esa delegación japonesa inspeccionará el territorio para elegir los proyectos prioritarios para su explotación conjunta, como ambos líderes acordaron durante la visita de Putin a Tokio a finales de 2016.

Además, Putin adelantó que Rusia garantizará vuelos directos para que familias japonesas puedan visitar las tumbas de sus ancestros en las islas de Iturup y Kunashir.

"Esperamos que estos permita crear una atmósfera de confianza y cooperación entre nuestros países", destacó.

Putin y Abe acordaron en diciembre pasado desarrollar actividades económicas conjuntas en las áreas de pesca, turismo, sanidad y medio ambiente en las Kuriles del Sur, conocidas como Territorios del Norte en Japón.

Rusia propuso hace varios años la explotación conjunta de los recursos del archipiélago, cuyas reservas en materias primas podrían valer unos 45.000 millones de dólares, pero hasta hace poco Tokio había rechazado tal posibilidad.

Según la prensa local, Rusia está interesada en la inversión japonesa en una territorio inhóspito donde la falta de infraestructuras ahuyentó a la mayoría de su población tras la caída de la URSS.

Putin, quien nunca ha visitado las Kuriles, al contrario que su primer ministro, Dmitri Medvédev, ha calificado de "incuestionable" la soberanía rusa sobre esas islas, aunque también se ha mostrado "dispuesto" a alcanzar "una solución negociada que satisfaga a los pueblos y gobiernos de ambos países".

Ambas partes confían en que estos primeros pasos de acercamiento en las Kuriles permitan en un futuro firmar el acuerdo de paz, pendiente desde la Segunda Guerra Mundial, lo que impide la normalización de las relaciones.

Ambos países reanudaron en abril de 2013 las negociaciones para la firma de un tratado de paz, que debe sustituir al armisticio suscrito tras el fin de la contienda mundial, pero esos contactos se suspendieron cuando Japón secundó las sanciones occidentales contra Rusia por el conflicto armado en Ucrania.

El dictador soviético Iosif Stalin no reconoció el fin de las hostilidades cuando Tokio anunció su capitulación incondicional el 15 de agosto de 1945 y, de hecho, el Ejército soviético siguió combatiendo hasta febrero de 1946.

Posteriormente, cuando EEUU y Japón sellaron el Tratado de Paz en 1951, Moscú se negó a participar en la ceremonia aduciendo que Washington había establecido unilateralmente bases militares en territorio nipón.

Moscú siempre ha abogado por sellar el tratado antes de abordar el contencioso territorial por las cuatro islas Kuriles, bajo control soviético y luego ruso desde el 2 de febrero de 1946.

Mientras, Japón considera que las Kuriles "son parte ancestral e inalienable de su territorio" y vincula la solución de este problema a la firma del tratado de paz.