Puerto Rico espera por elección de Edgar Martínez para el Salón de la Fama Béisbol

Por Joel Sardá martes 22 de enero, 2019

EL NUEVO DIARIO, SAN JUAN.- Puerto Rico se mantiene atento a la posibilidad de que Edgar Martínez sea elegido este martes como el quinto puertorriqueño al Salón de la Fama de Béisbol en su décima y última oportunidad para ingresar a la exclusiva sala.

Las expectativas de que Martínez sea oficialmente elegido el martes son bastantes positivas, según se desprende de las votaciones que se cuelan en las redes sociales de los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de los Estados Unidos (BBWAA, en inglés), ente a cargo de las votaciones al exclusivo grupo de este deporte.

De acuerdo a los cronistas y expertos deportivos puertorriqueños Jossie Alvarado y Jorge Colón Delgado, finalmente se le hará justicia a Martínez, considerado por muchos como uno de los mejores bateadores designados en la historia de las Grandes Ligas, y que por ello el premio anual lleva su nombre.

“El Salón de la Fama se engrandece como uno de los bateadores de todos los tiempos”, destacó Alvarado a EFE sobre Martínez, nacido en Nueva York, pero criado en el Barrio Maguayo de Dorado, municipio de la costa norte de la isla.

Colón Delgado, por su parte, resaltó a EFE la consistencia de Martínez, que entre las temporadas de 1990 y 1999 bateó para más de .300 de promedio en ocho ocasiones.

Esto le ayudó a terminar su carrera con promedio de .312, la segunda mayor registrada por un puertorriqueño, detrás del .317 de Roberto Clemente.

La elección de Martínez a la inmortalidad ha sido discutida, porque tras jugar por 18 temporadas con los Marineros de Seattle y retirarse en el 2004, se destacó más como bateador designado y no tanto en la defensa en el terreno de juego.

El bateador designado se implementó en las Grandes Ligas en la Liga Americana en 1973.

Según estadísticas ofrecidas por Alvarado, de entre todos los peloteros elegidos al Salón de la Fama, Martínez ostenta el mayor porcentaje de juegos participados como bateador asignado, con 68 por ciento, por encima de Harold Baines (58 por ciento), Frank Thomas (56 por ciento) y Paul Molitor (44 por ciento).

La decisión para que Martínez fuese por casi dos décadas el principal bateador designado de los Marineros fue por varias lesiones y operaciones, lo que lo limitaron a defender la tercera base.

El expelotero se retiró con .312 de promedio, bateó para más de .300 en diez temporadas y ganó dos títulos de bateo en la Liga Americana (1992 y 1995), convirtiéndolo en el único bateador designado en lograrlo.

Además, lideró dicha liga en dobles en dos temporadas, 1992 y 1995, al conectar 46 y 52 dobletes, y fue elegido a siete “Juegos de Estrellas”.

Martínez salió como designado en 1.412 de los 2.055 partidos de su carrera por lo que en el 2004 las Grandes Ligas lo distinguieron con su nombre al Mejor Bateador Designado.

Martínez tiene también entre las estadísticas 514 dobles, 1.261 carreras impulsadas y 1.209 carreras anotadas.

“Edgar tenía mucho contacto con el bate. Bateaba para poder, para promedio y empujaba carreras. Era un hombre en el que podías confiar. Por eso el premio lleva su nombre. Hay jugadores que cuando bateaban para poder, perdían promedio, pero él no”, destacó Alvarado.

Hasta el momento, la “Isla del Encanto” cuenta con cuatro miembros al Salón de la Fama: Clemente, Orlando ‘Peruchín’ Cepeda, Roberto Alomar e Iván Rodríguez.

Aparte de las estadísticas sobresalientes de Martínez, Alvarado lo destacó como “uno de los peloteros más queridos en Puerto Rico”.

“Edgar fue un tipo de paz y no estuvo en ninguna situación ni escándalo ni pelea”, agregó Alvarado sobre el también miembro del ‘Equipo de Ensueño’ de Puerto Rico en la Serie del Caribe de 1995, celebrada en San Juan.

Alvarado dijo además que Martínez se convertiría en el sexto expelotero en ser elegido al Salón de la Fama en su último intento, uniéndose a Red Ruffing, Joe Medwick, Ralph Kiner, Jim Rice y Tim Raines.

Martínez podría ser elegido el martes junto al relevista panameño Mariano Rivera y el fenecido abridor derecho Roy Halladay.

Tanto fue el dominio de Martínez contra algunos lanzadores, que ante Rivera bateó .579 de promedio.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar