Puerto Rico confirma renuncia de jefe de estatal energética por motivos personales

Por EFE miércoles 11 de julio, 2018

EL NUEVO DIARIO, SAN JUAN.- El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, confirmó hoy que debido a razones personales Walter Higgins renunció como director general de la Autoridad de la Energía Eléctrica (AEE), entidad estatal en plena recuperación tras la crisis causada por dos huracanes el año pasado.

“Higgins tuvo que renunciar por razones personales. Su sucesor cumplirá con todas las exigencias y estoy seguro que podrá realizar las medidas de ahorro necesarias”, aclaró Rosselló a través de la red social Twitter.

Tras la renuncia de Higgins, la Junta de Gobierno de la AEE anunció que uno de sus miembros independientes, Rafael Díaz-Granados, ocupará el cargo a partir del 15 de julio.

La compañía pública informó a través de un comunicado que Díaz-Granados cuenta “con experiencia ejecutiva global en la administración, reestructuración y optimización de corporaciones multimillonarias y está preparado para liderar la AEE hacia la próxima fase de eficiencia”.

El comunicado subraya que Díaz-Granados dirigió grandes compañías de energía, tecnología y cuidado de la salud a través de Europa y Latinoamérica, además de contar “con las características necesarias para dirigir a la AEE y a Puerto Rico a moverse de la fase de recuperación a la de revitalización”.

La dimisión de Higgins llega cuando su nombre era blanco de críticas por su salario de 450.000 dólares anuales, aunque podría doblarse según objetivos.

El opositor Partido Popular Democrático (PPD) de Puerto Rico pidió hoy transparencia ante la dimisión de Higgins.

“Ante la falta de transparencia que ha caracterizado la administración del gobernador Rosselló, emplazo al gobernador y a la Junta de Gobierno de la AEE a le explicarle al país si producto del ‘acuerdo mutuo’ alcanzado para la salida de Walter Higgins como director ejecutivo de la corporación pública, existe algún pago, remuneración o bonificación”, señaló en un comunicado Aníbal José Torres, legislador del PPD.

La dimisión de Higgins es un nuevo episodio en la larga serie de contratiempos que durante los últimos meses han acompañado a la primera compañía pública de la isla.

Higgins abandona el cargo poco más de cuatro meses después de asumir la responsabilidad de ponerse al frente de una compañía fuertemente endeudada, en proceso de privatización parcial y centro de las críticas de sus clientes por, según denuncian, prestar un servicio deficiente a cambio de unas de las tarifas más altas de todo Estados Unidos.

La AEE vive desde hace meses una sucesión de directivos que comenzó con la dimisión de su anterior primer ejecutivo, Ricardo Ramos, que según el gobernador se había convertido en una “distracción” en los esfuerzos de recuperación que se realizan en la isla tras el paso de los huracanes Irma y María en septiembre.

La razón fue la polémica contratación de la Whitefish Energy, a la que Ramos otorgó un millonario contrato a pesar de su escasa experiencia.

Ello provocó que fuera sustituido interinamente por Justo González.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar