Publicista de Hollywood revela celebridades evitan ser vinculados con Donald Trump

Por Carlos Luis Baron domingo 8 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON. (AP) — Fabio, el modelo de cabellos dorados que adorna la portada de cientos de novelas románticas, estaba terminando de degustar la cena de Acción de Gracias en el club que Donald Trump tiene en South Florida cuando el presidente electo de Estados Unidos comenzó a saludar a sus invitados.

Fabio explicó que hizo buenas migas con Trump, quien preguntó al musculado modelo cómo logra mantenerse en forma. En una segunda visita al club Mar-a-Lago cerca de Año Nuevo, Fabio charló con el portavoz del empresario y ofreció su ayuda en asuntos de veteranos.

El respaldo de Fabio a Trump lo coloca en un exclusivo y ecléctico grupo, el de las celebridades que no sólo respaldan al futuro inquilino de la Casa Blanca, sino que están dispuestas a hacerlo en público.

La tendencia liberal de la industria del entretenimiento, además de la ira generada por las polémicas declaraciones de Trump en campaña en contra de mujeres y minorías, lo han convertido en persona non grata en la mayoría de los círculos de alto nivel.

Aunque la mayoría de los presidentes estadounidenses de la era moderna han tenido amigos entre el mundo del espectáculo, los que son amigos de Obama han sido particularmente de alto calibre. Beyoncé cantó en ambas ceremonias de toma de posesión. Ellen DeGeneres y John Legend asistieron a la fiesta del cumpleaños 55 del presidente. En la fiesta de despedida de los Obama, un enorme contingente de celebridades estuvo presente y algunos compartieron en las redes sociales las fotos de los festejos que se extendieron hasta bien entrada la madrugada.

Trump, quien de hecho es en cierta forma una celebridad ya que aparecía constantemente en las portadas de los tabloides neoyorquinos y tenía un reality show en la televisión, tiene un grupo de celebridades más heterogéneo.

Los actores Scott Baio y Antonio Sabato Jr. dieron discursos en la convención republicana y ex entrenador del equipo de basquetbol de la Universidad de Indiana Bob Knight acompañó a Trump en algunos eventos durante la campaña.

El actor Stephen Baldwin fue una de las primeras estrellas del espectáculo en apoyar a Trump, a pesar de haber sido despedido por Trump dos veces en el reality show "Celebrity Apprentice".

"Digamos que la segunda vez que me despidió los únicos dos que quedábamos éramos Gary Busey y yo, así que estuve un poquito enojado", bromeó Baldwin.

Baldwin se tomó en serio su papel de apoyar al candidato. Cuando se le solicitaban entrevistas durante la campaña, primero se comunicaba con asesores de Trump para pedirles consejos sobre cómo responder. Baldwin, cuyo hermano mayor Alec imita burlonamente a Trump en "Saturday Night Live", es también allegado del hijo del presidente electo Eric, quien participa en el mismo club de fumadores de Manhattan que él.

Siempre atento a su imagen, Trump se irrita ante la idea de que las celebridades importantes lo rechazan. En diciembre tuiteó que "las supuestas celebridades importantes" estaban ansiosas por ir a su toma de posesión, pero en realidad muy pocas celebridades han sido anunciadas para el evento del 20 de enero.

"La campaña de Trump ha estado tratando de atraer a las celebridades más famosas, pero nadie está interesado, todo el mundo les dice que no", dijo Howard Bragman, un conocido publicista de Hollywood.