PRSC: JCE está ‘entrampada en su propia trampa’ por sus decisiones arbitrarias contra la oposición 

Por El Nuevo Diario domingo 26 de enero, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) declaró este domingo que la Junta Central Electoral (JCE) está  “entrampada en su propia trampa” por las decisiones ilegales y arbitrarias que viene tomando en contra de los partidos de oposición para favorecer al partido de gobierno, lo que le ha deteriorado su credibilidad frente a la sociedad.

Dijo que con esas acciones arbitrarias, como la de despojar al PRSC de la casilla 3 de la boleta electoral, la JCE se ha ido auto descalificando frente a la sociedad.

“Con la variación de las decisiones tomadas para favorecer al partido de gobierno, la JCE queda entrampada, con poca credibilidad de administrar un proceso electoral transparente e imparcial”, agregó.

En una nota de prensa distribuida por la  Secretaria de Comunicación del Partido Reformista, se destaca que la JCE ha variado resoluciones sin ninguna causa justificada, “solo para complacer al partido oficial”.

Dice que esas decisiones han perjudicado al PRSC, a los candidatos municipales de esa organización y a los partidos aliados.

Insistió que la Junta Central Electoral ha asumido un rol parcializado al servicio del partido  oficial, “realizando maniobras que distan mucho de la conducta de un árbitro imparcial”.

Advirtió que las acciones de algunos de los miembros de la JCE “se apartan de la conducta de un árbitro imparcial, “y se asemejan a un árbitro de pelota que después de dictar en tres ocasiones una anotación a favor de un equipo, sin causa justificada pretende darle ganancia del juego al equipo contrario sin ningún motivo”.

“Estaremos alertas y vigilantes ante las acciones parciales de algunos miembros de la JCE que los compromete a todos, quienes han causado un enorme daño político al PRSC, a nuestros candidatos municipales y nuestros aliados”, agrega.

El Partido Reformista resalta asimismo que la JCE para complacer al partido oficial “enviaron de viaje a dos magistrados titulares (algo nunca antes visto previo a un período de elección tan cercano) y convoca a sus suplentes quienes desconocen totalmente las resoluciones anteriores y les impusieron firmar la resolución 13-2020, variando la Resolución 34-2019, sin causa justificada, pero manteniendo oculta y sin derogar la resolución 35-2019 del 17 de diciembre de 2019”.

“La JCE se prestó para despojar a varios partidos de su posición en la boleta electoral, a fin de favorecer a los candidatos del partido de gobierno para que obtuviera varias casillas en los primeros lugares de la boleta electoral”, apuntó.

Resalta además que esta acción de algunos miembros del pleno de la JCE es una inconducta de muchas otras hechas con anterioridad mediante el silencio administrativo por un rol activo.

El PRSC recordó que en fecha 21 de marzo de 2017, la JCE dictó el Reglamente para la distribución de los recursos del Estado, utilizando como criterio la sumatoria de todos los votos validos obtenidos en el proceso electoral anterior.

“Este criterio no es nuevo y ha sido aplicado en muchas ocasiones anteriores. Recientemente, el 10 de diciembre de 2019, la JCE dictó la Resolución 34-2019, utilizando ese mismo criterio para definir el orden de los partidos políticos en la boleta electoral”, dijo.

Posteriormente –siguió diciendo-  el PRD, aliado al partido de gobierno, interpuso un recurso de revisión y una demanda en medida cautelar contra la Resolución 34-2019 sobre elaboración de la boleta electoral, los partidos de oposición nos lanzamos en defensa de las resoluciones de la JCE, pero nos sorprendió la defensa tímida que hizo la JCE de sus resoluciones.

Dice que igualmente le preocupó el retraso injustificado en la entrega de los fondos a los partidos políticos para la campaña electoral de este año, mientras el partido oficial utiliza como encargados de recaudación a funcionarios claramente impedidos por ley.

Entiende que todo esto sucede con el propósito de que la tardanza afecte a los partidos de la oposición, que no pueden tener acceso a financiamientos bancarios y estarán ahogados para el cierre de la campaña.