Proyecto Voleibol Masculino, entre miseria y abandono por parte de directivos Fedovoli

Por William Aish martes 21 de mayo, 2019

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Un grupo de jugadores de la Selección Dominicana de Voleibol Masculino hizo un vehemente llamado a los directivos del Proyecto del Voleibol de esa disciplina para que vayan en auxilio de las villas, que según ellos “dan pena y vergüenza”.

Entre los problemas que denuncian citan el de la cisterna que,  según ellos, tiene más de casi 10 años que no la lavan, y los colchones están rotos, por lo que alegan es mejor dormir en el piso.

Asimismo, la falta de higiene en los baños, donde prevalecen los malos olores, las duchas inservibles, al igual que los lavamanos y los inodoros no están aptos para usarlos.

Agregan que usan tendederos improvisados en los pasillos y habitaciones, porque no tienen espacio para secarlas.

La bomba que del agua  está dañada, ya que cuando se activa impulsa  más agua para afuera que para dentro del baño. También las puertas de los baños y las habitaciones están rotas.

A todo esto, dichos atletas, quienes no quisieron dar sus nombres por miedo a retaliación por los directivos de la Federación Dominicana de Voleibol (Fedovoli), se quejan de que no tienen internet para recrearse en el tiempo libre. Además, de que para lavar tuvieron que comprar lavadoras con el dinero de ellos.

“Nosotros tuvimos que comprar lavadoras, pues no había. También compramos neveras porque no teníamos. Tenemos que suplirnos de alimentos (hacer compras) con dinero nuestro, porque si tenemos comedor, pero los atletas no podemos desayunar y cenar con un pan y un vaso de chocolate todos los días”, dijo uno de los atletas denunciantes.

“La cena (un pan y queso) es a las 6 de la tarde. Por lo que debemos esperar a las 7 de la mañana del otro día para desayunar”, denuncian.

Al ser cuestionado sobre si reciben suplementos (proteínas), dijeron que “nunca los directivos no han dado nada como atletas de alto rendimiento”.

“Si queremos algo como proteínas o dieta fuera de los normal lo tenemos que comprar con nuestro dinero”, añade otro de los denunciantes.

Se quejan amargamente de que ningún miembro de la Fedovoli suba a las villitas y se conduela de cómo viven en “hacinamiento”.

“Tenemos como siete años y nunca hemos visto a Nelson Ramírez subiendo a nuestros dormitorios, quien es el director del Proyecto de Selecciones. Tampoco al presidente, Alexis García, a quien apenas lo vemos los jueves en las reuniones”, observan.

“Entre el grupo de nosotros somos como cuarenta y no sentimos el apoyo. Nosotros no tenemos psicólogos. Tenemos médicos y terapeutas, pero lo vemos de cada año un día”, afirman.

Quieren que la Fedovoli tenga más control dentro de las villas, como por ejemplo nombrar un supervisor para que haya más seguridad.

“Un Cristóbal Marte es que queremos, un padrino que le duela este proyecto”, añaden.

Entre los pedidos se agregan más personal técnico, más ayuda emocional a los atletas del Proyecto, entre otras.

El tema del Parni

Unos 12 atletas de voleibol están en el Programa de Atletas de Alto Rendimiento Nuevos Valores (PARNI), quienes perciben al mes unos cinco mil pesos,  por lo que esperan que no solo se les aumenten, también se agreguen a otros jugadores.

No todo es malo

Los atletas también hablan de la parte positiva. Hay volibolistas que reciben becas para estudio y uno que otras remuneraciones por sus actuaciones en eventos. También tienen un buen seguro por parte del PARNI.

Beto Castro, exmiembro de la  Selección de Voleibol

El nuevo presidente del Club Bameso, José Alberto Castro (Beto), corroboró con los atletas denunciantes sobre las vicisitudes del Proyecto.

“Yo conozco todo lo que tiene que ver con la marginada Selección de Voleibol Masculino. Por ejemplo hay atletas que han tenido que beberse el agua de la cisterna porque después de haber terminada las prácticas ya no dan más agua”, sostuvo.

“Es que los atletas no hablan, porque tienen miedo”, añade.

“Otro de los temas es que no hay un control con la salida y la llegada. Con los estudios, algunos atletas estudian, otros no quieren y no le dicen nada”, subraya  Castro.

“Hablé varias veces con Nelson para aportar con el programa, pero no le interesó”, dijo.

 

WILLIAM AISH / EDITOR DEPORTIVO EL NUEVO DIARIO

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar