Propuestas creíbles

Por Florentino Paredes Reyes miércoles 10 de junio, 2020

Tan relajada como está la actividad política en nuestro país, quedamos estupefactos cuando encontramos candidatos con propuestas creíbles, no solo en las aspiraciones a la presidencia, sino a las senadurías, sobre todo, porque es desde el Congreso, que se elaboran y discuten los proyectos de las provincias y de envergadura nacional.

La provincia de Santo Domingo se encamina al cumplimiento de sus veinte años de creación (16 de octubre de 2001), de los cuales, catorce, lleva bajo la tutela de la misma figura senatorial. Pero con tantos años en ese puesto para encaminar proyectos de una provincia relativamente joven y con necesidades tan palpables, es muy poco lo que, en materia de organización, comunicación, seguridad social, centros de servicios e identificación cultural se ha hecho. Lejos de ser una provincia, esto es, un conglomerado de todo, sin identidad cultural ni patrimonio social, que haga de sus habitantes, ciudadanos orgullosos e identificados con su demarcación.

Al escuchar hablar al candidato a senador Perfecto Acosta, sobre los proyectos de la Provincia de Santo Domingo, nos podemos dar cuenta, que hay personas que llevan decencia, a la tan cuestionada política nuestra, y que es ese tipo de candidatos y sus planteamientos, los que debemos acoger tanto los partidos como los ciudadanos.

Perfecto Acosta plantea, que, para dar sentido y unidad a una provincia, hace falta crear las bases para que sus habitantes se sientan uno, con elementos sociales que los unifiquen y proyectos provinciales que mejoren la calidad de vida de sus habitantes y de quienes emigren a ella. Algo que, en la actualidad, no tenemos.

Crear una provincia, no es dar nombre y lugar a un conglomerado de habitantes, para sobre ellos colocar las autoridades que han de gobernar y por consiguiente obtener privilegios. Hace falta tener un colectivo sentimiento de identidad social, que les haga especiales, únicos y hasta envidiables ante los demás, como sucede con los habitantes de las provincias más antiguas del país: los Veganos, los Azuanos, los Santiagueros, Puertoplateños… que se sienten tan orgullosos de sus provincias que lo demuestran ante la primera oportunidad que se les presenta, pero que no logramos encontrar en los habitantes de la provincia Santo Domingo, y que debe ser trabajado y promovido.

Más que una categoría política, una provincia debe ser un soporte económico de los ciudadanos de cada municipio que la integran, en donde encuentren todos los servicios necesarios para sentirse atraídos a vivir allí y dispuestos a cooperar en aquellos proyectos que se les requieran. No como el lugar donde se vive, sino donde se convive con los hijos, vecinos, amigos, y se piensa a futuro para las generaciones.

Llevar decencia a la política es una necesidad imperiosa, que cada dominicano anhela en todas las oportunidades que tiene para expresarlo. Es una carencia que afecta a los postulantes a cargos públicos, pero es reconfortante, cuando lo encontramos en un candidato, como sucede con Perfecto Acosta.

Ya tenemos muchos ejemplos de candidatos con nuevas formas de propuestas y que han ganado: para cuidar el medio ambiente, para el manejo de los fondos asignados, para hacer campaña sólo por las redes sociales y hasta para desarrollar programas de ayuda social.

Esperamos seguir sumando buenos candidatos y que ahora llevemos al Congreso un senador como Perfecto Acosta, con una visión clara y diferente del manejo de una provincia y los males que le afectan, con una carpeta definida de proyectos reales que puedan desarrollarse en un tiempo definido. Porque de demagogia y simulación estamos hartos. Pasemos de la reflexión a la acción y llevemos al congreso dominicano un senador, con propuestas creíbles.

Por Florentino Paredes

Comenta