Propósito real

Por Karla Patricia Zacarías Reinoso jueves 9 de julio, 2020

Una cosa es empezar a caminar y a crear solo por el hecho de avanzar y no quedarte atrás. Y otra muy diferente es hacer eso mismo, pero con un propósito ferviente y esclarecido.

Cuantas veces nos ha pasado que vamos por la vida caminando, pero sin dirección o también que creemos saber a dónde vamos, pero con un fin equivocado y cuando llegamos seguimos igual de ansiosos, estresados y vacíos.

Y es que yo prefiero mil veces quedarme estancada sabiendo que Dios está trabajando en mí a seguir trabajando en algo que al final no será lo soñado y solo fue la desesperación lo que me llevó ahí. Prefiero estar estancada viéndote Señor logrando tu propósito en mí.

Sé que a muchos les ha pasado que empiezan a trabajar en algo y el sueño ni les llega, que no paran de buscar ideas y soluciones, que el corazón se mantiene alerta y emocionado, que los ojos brillan tanto que los demás no encuentran explicación y te dicen ‘’ Tu como que tienes algo diferente hoy’’ o ‘’ Hasta más linda te ves’’. Que las naciones se convierten en pocas para llevar lo que tienes en ti o que simplemente tu vida REALMENTE toma sentido y decides más nunca regresar atrás porque lo que hay delante sobrepasa tus pensamientos.

‘’CUANDO ESOS HUECOS EN TU ALMA, HAN LOGRADO LLENARSE DE VERDAD’’.

Si has sentido algunos de estos sentimientos, vas o mejor dicho vamos en buen camino. Sin duda, hemos encontrado ese propósito real del que tanto hablan y pocos conocen. Y si no has sentido tu alma sonreír de esta manera, tranquilo/a lo sentirás. Solo falta que le entregues tus sueños al BIG BOSS, y que entiendas que al final sus sueños siempre serán mejores que los nuestros.

Te invito a que le preguntes, Señor ¿Cuál es mi propósito aquí? ¿Para qué me enviaste? Muéstrame eso que tanto quieres para mí y ya solo será cuestión de esfuerzo, fe y tiempo para que puedas experimentarlo.

Quizás tengas que entrar en su sala de espera, quizás no escuches respuestas, quizás sí, pero recuerda esto: en la espera esta la bendición.

Santiago 1:2-3

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,

sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

Y cada proceso en las manos del alfarero siempre, siempre valdrá la pena.

Escrito por Karla Patricia Zacarías Reinoso

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar