A propósito de participación y relevo…

Por Walnesy Borquez lunes 12 de marzo, 2018

ARTÍCULOS ANTERIORES

Walnesy Borquez Walnesy Borquez

Durante el pasado proceso electoral como en otras ocasiones, la participación de muchos jóvenes se limitó a brindar apoyo a candidatos que en su mayoría no tuvieron que someterse a primarias, debido a las reservas de una cantidad importante de candidaturas a puestos electivos.

Ese acontecimiento provocó en muchos jóvenes, la mayoría, despertar un sentimiento de participación protagónica de cara al próximo torneo electoral, sirviéndole esto como el trampolín, a través del cual se pueda acceder a los diferentes cargos electivos, o al menos competir para lograr uno de ellos.

Ese sentimiento, está siendo exigido de manera contundente y en algunos casos hasta radical, ya que como consecuencia de experiencias vividas, existe el temor de que si no se canaliza de esa manera se corre el riesgo de que ante un tranque político de cara al 2020, se pretenda aplicar una fórmula de reservas parecida a experiencias anteriores.

En vista de que entre otras razones, para las elecciones de 2020 aproximadamente un 60% de los votantes rondará entre los 18 y 40 años de edad, todo parece indicar que se hace necesario presentar rostros nuevos y rostros jóvenes; sin embargo, estos deberán poseer las condiciones que demandan estos tiempos, de manera que no haya mayores inconvenientes al momento de convencer a los electores de que ciertamente esta juventud está preparada para participar y relevar gradualmente a una generación que con sus aciertos y desaciertos ha estado gravitando en la vida política nacional durante décadas.

En tal sentido, abogamos para que en esta legislatura que recién inicia, se tome en cuenta la participación de los jóvenes en los diferentes espacios dirigenciales, tanto dentro de los partidos políticos como en el congreso y los ayuntamientos. De manera que los jóvenes encuentren protegida su participación mediante una cuota mínima de un 25% contemplada en la Ley de Partidos Políticos, como forma de garantizarle a este tan importante segmento de la población, que participando en política se puede crecer en base a la meritocracia, la preparación y el trabajo.

Para los fines de este enfoque, procede resaltar que no es un asunto de un relevo porque ha culminado un ciclo biológico o por el mero deseo de aparecer en una boleta electoral; NO, más bien de lo que se debe tratar es de presentarle a los electores tanto a lo interno de los partidos como a la población en general, propuestas que den respuestas a la problemática nacional.

En nuestro país existe una importante cantidad de jóvenes que conocen las necesidades de la población, jóvenes profesionales, dinámicos y con una alta vocación de servicio. Esto se debe a que con mucho sacrificio, esfuerzo, perseverancia y determinación, muchos de estos jóvenes decidieron prepararse para servir a este país.

Por estas razones, el relevo generacional que represamos los jóvenes está asociado no solo a la edad, sino a las capacidades que hemos adquirido a través de nuestra formación y la experiencia política acumulada en el Partido.

¡Por esto, ahora es nuestro tiempo!

*El autor es abogado, político y ex viceministro de la Juventud.

*Para contacto. [email protected]

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar