Pronunciamientos moderados en la etapa final de la campaña electoral

Por José Núñez jueves 18 de junio, 2020

Las elecciones extraordinarias (tiene ese calificativo porque las mismas son como resultado de la posposición a las del 17 de mayo) del próximo 5 de julio, además de estar revestidas de un hecho insólito por la pandemia del Covid-19, presentan otras particularidades en el desarrollo diario de su etapa final.

Una de la situación particular entre otras tantas de este proceso electoral en sus momentos culminantes, es que son muy notorias las actitudes de timidez generalizadas en los funcionarios gubernamentales, especialmente de los que son políticos y se supone que deben estar comprometidos con el candidato a la presidencia del oficialismo, el señor Gonzalo Castillo.

Todo viene a colación, ya que los ministros, directores y administradores generales, así como  otros cargos similares y los secundarios de éstos, han asumido posiciones pasivas frente a los debates y a realizar críticas frontales a los aspirantes de la oposición que tienen posibilidades de salir victoriosos en una primera o en la segunda vuelta electoral, como pueden ser los casos de Luis Abinader y Leonel Fernández respectivamente.

Un escenario que delata a los funcionarios de primer nivel, es que se ven asumiendo posiciones en los medios de comunicación muy esporádicamente cuando son entrevistados, además de que sus planteamientos no parecen evidenciar que estamos en un punto de inflexión, el más alto de esta contienda electoral.

Es una etapa de pura guerra política, se está peleando por controlar las cosas públicas, el poder, aunque muchos lucen aparentemente cansados de gobernar, o puede ser también, que piensen en el futuro inmediato si sucede lo peor para ellos y el partido gobernante, salir derrotados.

Entonces, creen al parecer, si juzgamos por sus acciones y su poco activismo electoral, que si no confrontan mucho al o los potenciales vencedores del proceso, en esas mismas medidas les pondrán los ramos de olivo a sus pies, lo cual los hace ver como unos ingenuos políticos.

Y especialmente en estos tiempos, donde las campañas electorales se están llevando por las razones obvias del coronavirus en un porcentaje determinante, mucho más que antes, a través de los medios de comunicación, los cuales son generalmente bastantes efectivos.

También, el poco activismo político deja al desnudo las posiciones de cada uno de los que se involucran mucho o poco en los procesos electorales, máxime en los tiempos de las redes sociales, donde todo, absolutamente todo se graba.

Otro elemento puede ser, que no estén muchos de los funcionarios públicos entusiasmados con el PLD, porque ayer se les vio como fieras en las elecciones primarias abiertas de su partido, oponiéndose y enfrentando a Leonel Fernández como si fuera su peor enemigo, incluso se veían dispuestos hasta a llegar a llevar «la sangre al río», especialmente por las actitudes que asumieron o que les mandaron a asumir a los que ostentan cargos de primer nivel, o sea,  por decretos.

Pero no hay que subestimar a estos veteranos funcionarios de mil batallas políticas, sí, los  mismos que están con sus actitudes apáticas, entonces, algo ven éstos más allá de la curvita de la Paraguay, lo que no puede ver el ciudadano común, ni los que están fanatizados y los que cobran dinero por hacer vocerías políticas electorales en los medios de comunicación, las denominadas bocinas.

Es decir, donde se ha vendido que estamos en tiempos de pragmatismo político, entonces los que les han inculcado eso a muchos de los funcionarios públicos, parece que éstos se lo han aprendido, y al estar viendo lo que se ve venir, están llevando a la práctica del día a día esa teoría maliciosa y sin ninguna base ética ni moral cuando de política se trata.

Esta es una descripción de nuestra realidad política coyuntural, donde si usted se convierte en un observador crítico verá dos cosas; la primera, el porqué de esas actitudes pasivas cargadas de timidez en la mayoría de los funcionarios públicos, y la segunda observación, es qué va a saber lo que es evidente de cara al futuro de las próximas elecciones del día 5 de julio.

En fin, los pronunciamientos políticos moderados de los funcionarios gubernamentales por decretos y supuestamente comprometidos con la presente gestión de gobierno, no por ser moderados es que son reveladores, sino porque los mismos entre estos exponentes, se han generalizados en su pasividad y timidez.

¡Ahí está el detalle; el meollo del asunto que se espera en el desenlace electoral dominicano!

Autor: José Núñez

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar