Prohíben a constructora brasileña OAS participar en licitaciones públicas

Por EFE miércoles 1 de agosto, 2018

EL NUEVO DIARIO, Río de Janeiro.- El Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), órgano de fiscalización vinculado al Parlamento brasileño, le prohibió este miércoles a OAS, una de las constructoras condenadas por las maniobras corruptas en la petrolera estatal Petrobras, participar en licitaciones públicas en los próximos cinco años.

El organismo, tras constatar la responsabilidad de OAS en una serie de irregularidades en los contratos para la construcción de una refinería de Petrobras en el estado de Pernambuco, declaró como “no idónea” a la que es considerada como una de las mayores contratistas brasileñas de obras públicas.

Tal decisión supone la inhabilitación automática para que OAS participe en los próximos cinco años de licitaciones que sean lanzadas por el Gobierno federal de Brasil o por administraciones regionales o municipales que cuenten con recursos del Gobierno federal.

El Tribunal anunció su decisión tras analizar los fraudes por los que la empresa fue condenada en contratos para la construcción de la refinería Abreu e Lima, una unidad de Petrobras en el noreste del país, y que, según el organismo, generaron desvíos por unos 13.000 millones de reales (unos 3.513,5 millones de dólares).

Pese a sus condenas por los desvíos en la petrolera estatal, OAS firmó un acuerdo con la Fiscalía en el que se comprometió a confesar todas las irregularidades y a reparar los daños a cambio de que se le permitiera seguir participando en licitaciones públicas.

El Tribunal de Cuentas, sin embargo, consideró que OAS no cumplió con todo lo que se comprometió en su acuerdo, por lo que no se le puede permitir que aspire a contratos con el Estado.

“Hasta el momento OAS ni siquiera demostró que cumple plenamente las condiciones estipuladas por la Ley Anticorrupción para poder celebrar ese acuerdo”, concluyó el magistrado Benjamín Zymler, quien fue instructor del proceso en el Tribunal de Cuentas.

En su defensa, la empresa alegó que la sanción puede agravar una difícil situación financiera que ya le obligó a acogerse a la ley de quiebras para poder usar la justicia como mediadora para un proceso de recuperación en las negociaciones con sus acreedores.

La compañía se acogió en 2015 a la ley de protección de quiebras, que en Brasil se conoce como de “recuperación judicial”, debido a los problemas que tenía para acceder al crédito tras conocerse su participación en la red corrupta.

La Justicia concluyó que OAS participó de un “cartel” conformado junto a otras quince importantes constructoras nacionales para distribuirse de manera fraudulenta las licitaciones de Petrobras.

Las autoridades comprobaron que ese exclusivo grupo obtenía contratos amañados con Petrobras, inflaban los valores y repartían las diferencias entre directivas de la petrolera y partidos políticos que amparaban la práctica y legislaban a favor de estas empresas.

El escándalo por los millonarios desvíos en Petrobras ya ha enviado a prisión a varios directivos de la estatal, así como a ejecutivos de las más grandes constructoras de Brasil y decenas de políticos, entre ellos el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar