Probidad municipal

Por Jesús M. Guerrero martes 11 de julio, 2017

El mes pasado transcurrió dejando pruebas fehacientes, que la alcaldía del Distrito Nacional continua dando luces de su fortalecimiento institucional; conjuntamente con facilidades para los munícipes que no están al día con los arbitrios.

La anulación del contrato con la empresa Triple AAA, dicha sociedad comercial tenía una participación en el cobro de los desechos sólidos. Es una demostración de que la demagogia burocrática es cosa del pasado. En la actualidad la ciudadanía reclama el fin de la corrupción y la impunidad. Cosa que es hartamente;  si no se peca de ignorancia, estos flagelos que tienen una relación intrínseca, afectan a toda la sociedad.

En una entrevista realizada en días pasados, el alcalde del Distrito Nacional declaró lo siguiente: “Si tengo que irme para mi casa por poner las cosas claras sobre la mesa, me voy, pero yo no voy a fracasar en esta administración porque me debo a más de 277,000 personas que salieron a votar por una nueva esperanza. Ya ese compromiso lo tengo en mis hombros. Cada día cuando me levanto y salgo a la calle es con el credo de no fallar.”

Es una manifestación sin titubeos ni manejo; la posición es directa y concisa. Apoyar la lucha con el ejemplo, tal como establece la máxima en latín; “Res Non Verba” hechos en lugar de palabras, las gestas en beneficio de los hombres y mujeres que residen en el Distrito Nacional han representado el principal accionar de esta administración municipal, dando la cara a los munícipes sin importar el arduo esfuerzo ni los sacrificios que conlleve sacar hacia adelante la capital.

La ciudadanía ha visto con buenos ojos el carácter conciliador del cabildo; respecto a los cobros de impuestos municipales. Las facilidades dadas para que todo munícipe del Distrito Nacional pueda regularizar su situación de pagos con el ayuntamiento. Todo de una forma transparente y sin importar colores partidarios.

No hay dudas que el mantra adoptado por la cabeza de la municipalidad capitalina; que es el de “No pudo fallar”, se refleja en toda acción realizada por el rescate de la ciudad. No hay descanso, los operativos realizados los siete días de la semana son para devolver el brillo a Santo Domingo de Guzmán.

La probidad ha sido la principal carta de presentación del alcalde, no se ha dejado amilanar; nada ni nadie se ha podido interponer en su objetivo de probar que las cosas se pueden hacer bien. No hay dudas que su gestión será uno de los principales puntos de partida que reclama la ciudadanía en la administración pública.

La principal carta de presentación de este mandato municipal, no es más que hacer las cosas bien. Entendiendo que los pobladores son sus principales aliados y necesitan de las transformaciones sociales para lograr calidad de vida en sus residencias y lugares de esparcimiento.

“No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico.” Aristóteles

 

Comenta