PRM, Luis Abinader y el relevo en la política dominicana 

Por Fernando Peña viernes 18 de septiembre, 2020

El triunfo del PRM y Luis Abinader nos enseña que el relevo es indispensable. No se llega a él por decretos ni por disposiciones de un líder o caudillo.

La sociedad te da señales, entonces surge, urge, como lo hemos dichos en diferentes trabajos, que los partidos políticos dominicanos se adecuen a los cambios de modernización y actualización.

Aquí sufrimos cambio de liderazgo políticos con la muerte de los principales líderes del siglo pasado, Bosch, Peña, Balaguer; fueron cambios, relevos por ausencia repentina del líder o liderazgo inmediato y además por la fuerza, y de alguna manera, autoritariamente, sin la participación de su militancia, dirigencia ni la sociedad.

En el liderazgo nacional hay hipocresía en lo que tiene que ver con la actualización y cambio de sus partidos. Lo que pasó en el PRD y su última división fue un reflejo de ello. Con Miguel Vargas  habría relevo, pero los tradicionales dirigentes lo impidieron, prefirieron la ruptura antes que abrir paso al relevo dirigencial que representaba Miguel.

Pero como quiera se impuso la voluntad y el deseo de una cara nueva; surgió Luis Abinader, aunque enfrentado por Hipólito Mejía, llegó a ser el candidato y hoy presidente de la República.

Sencillo, si Hipólito hubiese adoptado una postura de coalición, de entendimiento en las diferencias con Miguel Vargas, hoy el PRD o los perredeistas estuviese unido en un solo partido y las siglas de la organización gobernando la nación.

Hoy, Luis Abinader y el PRM gobiernan. Luis intenta gobernar con una nueva generación que impulse el cambio y el relevo, los de las generaciones pasadas o parecidas, deben entender, algunos ocuparan asesorías o consulados y embajadas, pero deben coincidir en una cierta forma de entender la nueva política y la comunicación.

 Tarde o temprano esa renovación llegará a la cúpula de su partido.

Si hay resistencia habrá problema y se reflejará en el gobierno, ojalá que no.

El cambio debe darse, ahora vemos caras nuevas en el gobierno, todos son mediáticos, con buena formación académica y al parecer están fuera de lo que ha dominado la política en los últimos años.

Las elecciones elecciones pasadas, Luis Abinader parece que está por marcar un cambio radical en el panorama político dominicano.

Hay relevo en la jefatura del Estado, con un presidente que da la sensación de salto generacional.

¿Perjudicará este relevo generacional al país? No creo.

Lo sucedido impulsa a un cambio en los demás partidos, en el PLD, en el PRD, PRSC y otros.

Deben entender en el PRD y damas partidos que la gente en un momento de frustración busca algo nuevo y alguien nuevo.

Deben entender los líderes de los partidos que la cuestión generacional es relativa, lo más importante son los cambios de fondo.

Entendamos que hay un tiempo viejo que se ha ido y un tiempo nuevo que llega.

Una generación que está llegando y que ha llegado incluso a la jefatura del Estado. El desgaste de la crisis del modelo dominicano, de los partidos ha sido tremendo, los ciudadanos demanden algo nuevo.

 La sociedad está pidiendo cambios profundos y las generaciones que gobernaron están pagando el plato roto.

Pero un cambio generacional en sí mismo no es la fórmula mágica, no resuelve los problemas. Tiene que ser un cambio de fondo, de verdad.

Tiene que entender el PRD que debe adecuarse, someterse, Miguel Vargas debe entenderlo, se necesita una alianza entre generaciones. Estamos en la antesala de un gran cambio, el PRD no puede quedarse atrás y desaparecer.

 La nación se adentra a un cambio en el modelo de los partidos, y eso exige que lo haga una nueva generación, timoneada por los líderes tradicionales.

Se observa que la gente está reclamando una regeneración política con personas que no han estado en primera línea. Pero no es una cuestión de edad, hacen falta cambios de verdad, con nuevos protagonistas dispuestos a ser ejemplares, a una rendición de cuentas total, y a hablar con otro lenguaje.

El PRD tiene que remar en la dirección del cambio…

 

Por Fernando Peña

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar