PRM a la vanguardia de partidos

Por JAIME FERNANDEZ LAZALA lunes 1 de marzo, 2021

EL PRD, desde el año 2009, Y EL PLD desde 1996, propiciando una práctica política ausente de principios, valores y ética organizativa, están desapareciendo lentamente como órganos políticos principales de participación y representación democrática. Es un hecho irrefutable, no se transformaron para satisfacer las necesidades imperiosas de los ciudadanos como lo está haciendo el actual gobierno del PRM.

La reciente aparición de movimientos de protesta ciudadana en todos los rincones del país, obliga a los partidos políticos a hallar nuevas formas de representar a la población si no quieren ser relegados y desplazados, por métodos más directos de participación democrática. Las nuevas tecnologías, entre ellas las redes sociales, que facilitan la expresión de opiniones políticas por parte de los ciudadanos, han puesto en jaque las altas direcciones del PRD y el PLD que no han reconocido que tienen que modificar su forma de trabajar política.

Si el PRD Y EL PLD quieren prepararse de forma adecuada para los acontecimientos políticos del mañana, tienen que invertir en su organización y en sus fundamentos. Dicha inversión sólo será posible si la estructura organizativa y los procesos de los partidos reflejan con fidelidad los rápidos cambios de su contexto político. ¿Cómo? Analizando con regularidad su entorno y adaptándose a los acontecimientos a través de un amplio diálogo en el seno del partido. En todo el mundo los partidos políticos pueden reinventarse y pueden volver a ser sostenibles.

En las democracias jóvenes como la nuestra, estas exigencias tienden a debilitar las perspectivas de supervivencia de los partidos políticos en entornos que suelen cambiar con rapidez. Y además la confianza de la opinión pública en el PRD Y EL PLD como vehículo de representación y gobernanza se ha debilitado tanto que recuperarse requerirá muchos años de trabajo. Para poder prepararse de forma adecuada para las nuevas demandas de la sociedad y los cambios democráticos, los partidos políticos precisan capacidad para mirar hacia delante y anticiparse a los acontecimientos y si no se someten a los siguientes predicamentos tienden irremediablemente a sufrir el fracaso de perder el favor en las urnas del pueblo.

1. Deben ser la fuerza de la oposición con la organización más profesional y eficaz.

2. El partido debe transmitir una imagen pública de integridad y responsabilidad, y se deben someter a la ley de partidos con: a) la promoción de un sistema electoral abierto y justo, mediante primarias no levantando manos y b) un programa político orientado al futuro y pro- occidental.

3. Los ciudadanos y otras partes interesadas deben identificar con claridad determinados temas con nuestro partido, tales como la estabilidad económica, la mejora del entorno empresarial,

la justicia social (atención de salud, sistema de pensiones), la agricultura, la ciencia, el acceso a una educación de calidad y la identidad nacional (idioma, cultura).

4. El partido debe contar con una red bien desarrollada de expertos en distintos ámbitos, a quienes podemos recurrir en relación a cuestiones de políticas específicas.

5. La administración de los afiliados del partido debe funcionar con fluidez y eficiencia.

6. La cultura interna del partido debe madurar y debe profesionalizarse.

7. El partido debe disponer de su propia plataforma ideológica, que debe adaptarse de manera eficaz a las características específicas de República Dominicana y a las demandas de los ciudadanos.

 

En la República Dominicana la política democrática se mueve con una tensión constante entre la necesidad a corto plazo de responder al electorado y el desarrollo de objetivos y estrategias a largo plazo. Los partidos políticos, en particular, se ven obligados con demasiada frecuencia a centrar su atención en crisis externas inmediatas, en detrimento del desarrollo a medio y largo plazo de sus estrategias y de la organización interna en favor de su estabilidad política.

 

POR LIC. JAIME FERNANDEZ LAZALA

Comenta