Prisila Rivera y su respuesta al amor del pueblo dominicano

Por Hanly Ramírez lunes 20 de septiembre, 2021

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Prisila Rivera, la capitana de la selección dominicana de voleibol femenino, (las Reinas del Caribe), fue despedida este domingo con el respeto y reconocimiento que se ganó con entrega y sudor, pero como ha señalado esta es una despedida a medias, ya que continuará casada con el deporte de sus amores.

“Esto es una despedida a medias, porque yo tengo un matrimonio sin divorcio con el deporte y con mi familia que elegí del voleibol”, señaló Rivera en un mensaje publicado en la red social de Twitter este lunes.

Sobre el reconocimiento que le brindaron cada uno de los presentes al dejar el partido final, en el que el equipo dominicano terminó ganando la medalla de oro de la Copa Panamericana de Voleibol Femenino, señaló que ha recibido más de lo que esperaba.

“Dios me bendijo de una manera tan especial que no me hizo consciente hasta el día de hoy, no pedí lo que he recibido más sin embargo me dio la bendición más grande que puede aspirar un atleta. El reconocimiento, amor, cariño y respeto de mi familia mi gente, mi país, mis compañeras, mis entrenadores y mi padre por elección, Cristóbal Marte”, expresa la histórica jugadora.

Prisila, quien fue distinguida con los premios, Mejor Atacante y Jugadora Más Valiosa del evento que se disputó en suelo dominicano, demostró su respeto y amor por este juego, al bezar el tabloncillo donde por más de 20 años dejó lo mejor de ella en cada partido.

“En ese beso queda plasmado el respeto que tuve por lo que hice durante más de 20 años, tanto por mí misma, como por mis compañeras e incluso mis rivales y por último, pero no menos importante, por lo que representé y representaré hasta el último latido de mi corazón”.

Ese amor, dedicación, entrega, dolor y respeto se enarbola cuando se trata de representar dignamente a su tierra amada, a una nación que la apoyó y por la que no escatimó nada al momento de defender los colores patrios, como ella misma lo expresa.

“Ahora es más fácil que entiendan lo que siempre dije desde lo más profundo de mi corazón: ¡CADA GOTA DE SUDOR VALE LA PENA POR TI. Mi país, mi bandera, mi hermosa y amada República Dominicana. Solo me resta decir: Que orgullosa de ser Dominicana. Gracias”, finaliza el poético mensaje de la capitana en su despedida para el pueblo dominicano.