Primera Dama encabeza misa de inicio de Cuaresma

Por Carlos Luis Baron miércoles 1 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La Primera Dama de la República, Cándida Montilla de Medina, encabezó la misa que realiza su despacho de manera mensual, la cual marcó la el inicio de la cuaresma con el "Miércoles de Ceniza".

La referida eucaristía tiene la finalidad de motivar al recogimiento, al perdón y al cambio que demandan los tiempos de abstinencia.

La ceremonia fue oficiada por el padre Gerardo Ramírez Paniagua (padre Jerry), asistido por el diácono Tirso Concepción.

Ambos tuvieron la responsabilidad de colocar una cruz con cenizas sobre la frente de los asistentes, como un signo de recordación de que “polvo somos y en polvo nos convertiremos”.

Durante la homilía, el padre llamó a los presentes a buscar las transformaciones necesarias para hacer el bien, aceptar nuestras realidades con humildad, a perdonar y sobre todo, a vivir en un ambiente armónico con las personas que nos toque compartir social y constantemente.

Igualmente, el religioso recordó que la Cuaresma también es tiempo de ofrendar, por lo que llamó a los cristianos a vivirla en el marco de oraciones, ayunos, limosnas y penitencias.

El sacerdote resaltó que “la cuaresma es una tradición católica que inicia con el Miércoles de Ceniza, un período de cuarenta días, en el cual la Iglesia se prepara hasta llegar a la conmemoración más importante de la historia de la humanidad: la muerte y crucifixión de Jesús”.

Destacó que la cuaresma es tiempo de penitencia y conversión y arrepentimiento de nuestros pecados, lo cual logramos, solo si cambiamos lo necesario para ser cada vez mejores y así poder vivir más cerca de Cristo”.

Ramírez Paniagua exhortó a los servidores del Despacho a seguir trabajando en la hermosa obra social que realizan por disposición de la Primera Dama Montilla de Medina, para que continúen solucionando las situaciones de dificultad a todos aquellos que lo soliciten.

Abogan por reflexionar sobre el perdón

Las lecturas de orden de la misa estuvieron a cargo de María Lucía Pérez, Minerva Sánchez, Ramona Jorge Heraldo y Luis Vergés, empleados del Despacho de la Primera Dama.

Estas lecturas convocaron a los cristianos a reflexionar sobre el perdón, la transformación y la aceptación de lo que somos.