Soy Primaria Cerrada y Padrón Interno

Por MANUEL BRITO viernes 29 de septiembre, 2017

Los padrones  de los partidos y las primarias cerradas  son las dos siamesas políticas que están unidas por el cordón umbilical, que de manera transversal se retroalimentan para mantener vivo, en esta coyuntura, en que está viviendo el sistema de partidos políticos en el país y de ser esto eliminado en la Ley de Partidos, en  el remoto caso de que se le imponga a la sociedad dominicana tal situación, será el tiro de gracia a la institucionalidad y a la estabilidad democrática sustentada en la fortaleza de las entidades políticas como mediadoras en la  canalización de la voluntad de la ciudadanía como lo establece la propia Constitución.

Carta Magna esta que desde el 2010, al decir de los criterios de juristas internacionales prestigiosos y experimentados, dicen que la República Dominicana cuenta con una de las constituciones más avanzadas y modernas de Iberoamérica, -y añado-  que lamentablemente fue modificada  en el 2016 en apenas 15 días solo para introducir la reelección presidencial como un traje a la medida,  y una vez más, nuevamente, es amenazada por los mismos actores para querer introducir las primarias abiertas, que antes negaban a muerte cuando la estructura partidaria del PLD les favorecían, esto como parte del contenido en la Ley de Partidos, que ha venido esperando su aprobación desde el 1999, hace 19 años a raíz de iniciarse el debate de la necesidad de este marco jurídico para las entidades políticas, como agenda de los trabajos en ese entonces con la Ley de la Reforma del Estado.

A pesar del rechazo total de todos los sectores importantes de la sociedad dominicana y los propios partidos políticos incluyendo el mismo pleno de la Junta Central Electoral, que ha señalado que en su organización tendría un costo de RD$5000 millones, rechazando de esa manera las primarias abiertas.

Solo un reducido sector a lo interno del PLD insiste en introducir este modelo, y el PRD aliado del gobierno con una votación apenas de menos de un 5 por ciento, como si estuviera sujeta la aprobación de esta pieza a las expectativas individuales.

Es una necesidad nacional darnos una Ley de Partidos que ya se ha hecho mayor de edad en espera de sus actores principales, lo que me pone a pensar si realmente se  está interesado para que sea posible la aprobación de  la Ley de Partidos.

En el entendido esto, que se sabe muy bien de que  este nuevo instrumento de regulación en la vida interna de los partidos, por ser una ley orgánica, requiere para su aprobación la 2/3 parte y el PLD por sí solo no cuenta con esa mayoría absoluta, que le sea posible y fácil imponer su aprobación más sin que sea una propuesta, como posición unificada de todas las fuerzas que convergen a lo interno del liderazgo de la organización  política, que Bosch fundara un 15 de diciembre del 1973.

Por lo que se requiere  de un amplio consenso no solo en todo el sistema de partidos políticos del país, sino también a lo interno de estas entidades, como lo establecen nuestras normas legales, lo que explica, obligatoriamente, que tiene que ser consensuada con el PRM y el PRSC para su aprobación en el Congreso Nacional.

Es ese sentido, que los representantes de partidos de oposición han manifestado públicamente que no aceptarán la aprobación de una Ley de Partidos Políticos que no emane del diálogo y el consenso de todos los actores del país.

Estas organizaciones entregaron, recientemente, un comunicado al pleno de la Junta Central Electoral, que fue firmado por los partidos Revolucionario Moderno (PRM), Reformista Social Cristiano (PRSC),  Alianza País (ALPAIS), Dominicanos por el Cambio (DXC).

También firmaron el Partido Humanista Dominicano (PHD), Frente Amplio (FA), Fuerza Nacional Progresito, Alianza Por la Democracia (APD),  Revolucionario Social Demócrata (PRSD), Opción Democrática y Socialista Cristiano, y en el contenido han planteado que no aceptaran una reforma electoral hecha a la medida de un sector del  Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

No es que en el país los partidos no hayan estado operando sin ningún tipo de reglamentación y régimen legal. Es sabido, que el país tiene la Ley 275-97, que dedica dos títulos y 37 de sus artículos al régimen de partidos desde el 41 hasta el 78. Pero se requiere, de manera impostergable, de una real Ley de Partidos y una efectiva reforma Electoral.

No ha sido visto con buenos ojos y entusiasmo  por parte de la población el hecho de que la Constitución del 2010 sea una vez más amenazada por una nueva modificación solo por el interés particular de un sector a lo interno del PLD desde el gobierno querer satisfacer apetencias políticas personales, sin que se tome en cuenta  los acuerdos a lo interno de esa organización política a raíz de la situación presentada con la propia modificación constitucional anterior, en el sentido de acordarse que las decisiones del

Comité Político deben ser consensuadas.

Además, de la existencia de  una real situación constitucional, de la necesidad por ley que se requiere de un consenso tanto  endógeno  y exógeno en el sistema  de partidos, así como también en los diferentes sectores sociales de la sociedad dominicana. Hay que señalar que en  los propios estatutos del PLD, se establece con claridad meridiana,  aspecto que casi no se ha venido aireando, y es que se establecen las primarias cerradas para elegir a sus candidaturas en todas sus manifestaciones cuando en su artículo 5 letras C adoptó el principio de cohesión ideología como condición esencial y metodológica para la unidad de acción. Esto es, que los miembros y afiliados deben estar unidos por una ideología partidaria que los identifique.

Del mismo modo, el estatutos en su artículo reglamentó que la forma de escoger a sus candidatos para las elecciones nacionales, es a través, del método de elección internas o primarias internas, es decir, no acoge el método de primarias abiertas, que descalifican a los padrones de todos los partidos aniquilando con esto la razón de ser de la militancia y a la necesidad  de organizarse en una entidad política. Ha sido  de doble moral aceptarse como buenos y válidos  los padrones de los partidos para primarias cerradas para elegir las autoridades partidarias y se satanizan descalificándolas  esta vez para elegir las candidaturas en el interés de justificar las  abiertas.

En consecuencia, el artículo 43 de los estatutos del PLD establece que “los candidatos o candidatas del Partido para las elecciones nacionales, congresuales y municipales se escogerán mediante primarias internas, conforme al reglamento dictado al efecto. Las elecciones primarias serán dirigidas por una Comisión Nacional Electoral, integrada por un Coordinador o Coordinadora escogido(a) por el Comité Político de entre sus miembros, los titulares de la Secretaría de Organización y Asuntos Electorales y cuatro (4) miembros del Comité Central elegidos por este organismo”.

Así mismo, indica el estatuto del PLD que esta primarias internas se supervisaran por miembros del partido e integrada según artículo 44 de la manera siguiente: art. 44 “se integrará una Comisión Municipal Electoral en cada municipio, bajo dependencia y supervisión de la Comisión Nacional Electoral, a cuyo cargo estará la dirección del proceso electoral interno en el municipio que corresponda. Las Comisiones Municipales Electorales estarán conformadas por cinco (5) integrantes. El Coordinador será un miembro del Comité Central designado por la Comisión Nacional Electoral´´.

En fin, las primarias internas o cerradas con el padrón interno es el único método de elecciones de candidatos y candidatas que adoptan las reglas que componen los estatutos del PLD y las mismas deberán estar supervisadas por dirigentes de la organización, no votando ni supervisando extraños.

La Constitución Dominicana, la jurisprudencia, el estatuto del PLD, en fin el orden jurídico electoral sólo tiene como referencia las primarias internas para todos los partidos, agrupaciones y movimientos políticos de la República Dominicana con los padrones de cada uno de los partidos, que legalmente presentarían sus respectivas candidaturas.

El artículo 112 de la Constitución establece que las leyes relativas al régimen electoral, son orgánicas y necesita para su aprobación las 2/3 de la matrícula de cada hemiciclo del Congreso. El PLD no tiene las 2/3 partes, por lo que sin el PRM, el PRSC y otros no podrán aprobarla. Vale respetar, en ese sentido, lo que haga la oposición si el Comité Político del PLD por mayoría mecánica aprueba las primarias con padrón abierto.

En este orden legal, la SCJ declaró por sentencia del 2005 inconstitucional la ley que ordenaba primarias simultáneas con padrón abierto. Luego en el 2010, la Constitución dominicana estableció en su artículo 277 que las decisiones sobre recursos directos de inconstitucionalidad, acogidos, no podrán ser examinados  por el Tribunal Constitucional,  la misma Constitución en su artículo 6 dispone la nulidad de pleno derecho de cualquier acción tendente a contrariar dicha disposición.

El artículo 216 de la Constitución dispone que los partidos en su conformación y funcionamiento se sustenten en la democracia interna. Para que haya ambas cosas, debe haber un listado o registro de sus afiliados, los cuales tienen derecho a elegir y ser elegidos.

Que sea con el padrón abierto que se escojan las propuestas electorales de los partidos, es sustituir a la membrecía y diluye de forma drástica las  organizaciones políticas hasta hacerlas desaparecer como tales y se conviertan en añoranzas del pasado.

En el caso del PLD con los 6 triunfos electorales han ido eligiendo sus candidatos en primarias  cerradas y ha logrado mantener su unidad a pesar de situaciones presentadas de posible crisis. Las primarias abiertas, jamás, deben ser promovidas por el PLD porque esa manera de elección interna queda reservada para partidos sin organización, ni disciplina y que sean solo mediática, que no es la realidad organizativa en el PLD.

Es decir, las primarias abiertas son liquidadoras de los padrones y de la razón de ser de la estructuración y desnaturalización del papel de los partidos porque personaliza la política aislando a sus miembros, que es justamente lo que viene ocurriendo en diferentes partes del mundo sea en Europa o en América Latina o en Estados Unidos, con el caso de Donald Trump y en Argentina con Mauricio Macri, quien fue a las presidenciales  por movimiento de recién formación dejando en el pasado a los principales partidos tradicionales, así como la experiencia francesa con Emmanuel Macron, quien sin experiencia política sola la de ser banquero se impone con su movimiento: “En Marche”, que dignifica Marcha.

El caso más personalizado en la política fue el del Perú, con el PPK, un movimiento que lleva las siglas del nombre del actuar presiente suramericano Pedro Pablo Kuczynski, entre otras realidades en nuestros países.

Es decir, las primarias cerradas son una especie de “porteros”, “guardianes”  para la elección de sus candidatos, ya que un partido ideológico con ideas de principios no lograría llevar a cabo, correctamente, sus principios, por ejemplo, en unas primarias abiertas porque se pueden imponer un candidato que comparta la pena de muerte o la oficialización de las drogas, y esas ideas no estar en los principios de esa organización política y se le imponga a los ciudadanos comunes en unas primarias abiertas.

No he podido entender por qué introducirle un ruido, más con esta manzana de la discordia, al debate nacional  y a lo interno del propio PLD y al mismo de bate de la aprobación de esta Ley que ha esperado 19 años y se han presentado 4 ante proyectos para poderse ver un poco de destello de luz al final de túnel, y que todo esto venga del litoral del sector que está gobernando dentro del PLD, que deben ser lo mas interesados en promover el mayor nivel de tranquilidad y consenso en todo el sentido de la palabra, y en todos los sectores de la vida nacional .

Es sintomático que sabiéndose que en la relación  partido-gobierno no puede ser peor al decir de las opiniones generalizadas de toda la dirección de base y media con algunos funcionarios en particular, y el propio gobierno en lo general,  porque entienden que no tienen una participación en los puestos públicos y sentir que han sido sustituidos por amigos, familiares y de la sociedad civil, sin tener el mérito partidario, incluso mucha de estas personas que históricamente enfrentaron en forma encarnizada tanto al PLD como a Juan Bosch en la dinámica de desarrollar a esta organización como un partido de poder y sumado a esto un interés de pretender imponer primarias abiertas que aniquilaría  las estructuras de los partidos, siendo el partido0 de gobierno el que saldría más afectado por su naturaleza porque es la única organización política del país que siempre ha exhibido una disciplina y una estructuración organizativa que lo avala como una real organización política, lo que n os indica que se está en presencia de un confuso y mar cado interés de ya no creer en el P LD y con esto crear las condiciones para su desaparición.

Por todo lo analizado aquí, y otros aspectos interesantes que por espacio  no se hacen posible plantear  en un artículo, es que proclamo “voz en cuello”, ¡que soy primarias cerradas y padrón interno!.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar