Pretensiones: ¿Educación de calidad o el lucro con venta de libros?

Por Francisco Rafael Guzmán lunes 29 de marzo, 2021

Hace muchos años una universidad dominicana privada, la cual desde su fundación ha pretendido ser laica, hizo algunos eventos (coloquios, seminarios, mesa redondas, etc.) sobre instrucción o formación educativa en los niveles básicos y/o intermedios de nuestro sistema educativo formal, cuales fueron aparecieron el algunas publicaciones. En esos eventos algunos profesores hicieron interesantes ponencias, entre los cuales algunos de ellos laboraban en la UASD, lo que significa que semejantes eventos pudieron haberse realizado y pueden realizarse desde la Primada de América y no desde una universidad privada, pero sabemos porque no ocurre así.

El Estado, incluyendo en este todavía efímero gobierno, pretende mantener a la UASD en una subsistencia precaria, por lo que sabemos que la culpa principal de que la universidad del Estado no promueva este tipo de eventos la tiene el mismo Estado, sobre todo después de la vieja pesadilla neoliberal que tenemos y de la cual no salimos todavía del al estado de onirismo al de la vigilia con mucha lucidez. No estamos en botánica, pero dicho en sentido figurado, no podemos llegar a la raigambre o al rizoma si no tomamos la planta por el tallo exterior y no por las hojas, ya que estas pueden desprenderse y despegarse de la misma. Hoy, en medio de la pandemia, aparecen escritos y reseñas en reportajes de algunos medios (como Diario Libre por ejemplo), donde se plantea sobre las deficiencias en nuestro sistema educativo formal en los niveles anteriores al universitario. Bueno, uno de los reportajes recientes del Diario Libre de fecha muy reciente  toma nota de unas declaraciones de noviembre de 2019 de R. Mejía, ex-vicerrector de la PUCMM y ex-rector de Apec,  en el cual en la cual se señala la supuesta obsolescencia de los libros de textos, los cuales  se usaban por más de cinco años sin cambiarse.

Cuando se habla de cambiar los libros de textos cada cinco años hay que tener en cuenta de que asignatura o materia estamos hablando. Hay materias o asignaturas que desde su nombre mismo se refieren a una disciplina que nadie discute que es una ciencia o que tiene el status de ciencia, pero otras por el contrario son consideradas por muchos como técnicas o artes. En estas últimas es que los cambios son más rápidos, vinculadas muchas de ellas en el ejercicio profesional a la economía de servicios. No ocurre igual, en materias o asignaturas como la física, la química, la biología, la economía, la sociología, etc., porque los cambios conceptuales no son tan rápidos aunque quieran haber opiniones encontradas.

Hace muchos años, antes de que se fundara lo que hoy se denomina Facultad de Ciencias Económicas y Sociales en la UASD, es decir, mucho antes del 24 de marzo de 1956, la Dra. Mireya Soto Ruiz, la cual sería abogada de nuestra Facultad de Derecho en la UASD, planteó la necesidad de se crearan carreras como economía, administración y contabilidad y de la posible creación de una facultad nueva. Fundamentaba su exposición en la evolución de la sociedad, donde el apego a la materialidad estaba imperando en ella, según la Dra. Soto Ruiz. Ciertamente, se estaban promoviendo aquí en nuestro país la enseñanza en escuelas comerciales (no universitarias), para formar secretarias y oficinistas,  lo cual se venía haciendo  desde mediados de los años 40 del siglo pasado al término de la Segunda Guerra Mundial. En técnicas o disciplinas vinculadas al comercio y a la economía de servicios es donde se dan los cambios más rápidos y violentos, por lo tanto en disciplinas, materias o asignaturas como administración, contabilidad, mercadotecnia se pueden y se deben dar los cambiar los textos muy frecuentemente.

El sociólogo y profesor universitario Gerardo Pieter publicó un material de unas 18 páginas, donde habla de algunas exigencias que se están haciendo en la enseñanza virtual y el uso de los medios educativos. En ese documento se habla de la integración de conceptos nuevos por parte de los alumnos, como una exigencia de sistema educativo en la modalidad virtual.  Confieso que le he hecho una lectura superficial a lo planteado, pero creo que esto no invalida mi opinión del problema en cuestión. No se especifica en la reseña de Diario Libre, sobre cuales libros de texto y de cuales de las asignaturas es a las que se refería R. Mejía, pero hemos escuchado de que en fecha reciente en los colegios privados se estaban cambiando los textos todos los años. Eso sí es cierto, es una irracionalidad, que nada más obedece al afán de lucro, a lo cual daban pábulos las autoridades.

Los conceptos y las teorías científicas, si de ciencias se trata, no cambian tan rápido, aunque en algunas áreas de las ciencias sociales se dan más rápidos que en las ciencias naturales en general, pero no tanto como a veces se quiere creer. Otra cosas es el lenguaje de las técnicas contables, mercadológicas y administrativas.

Se han dado algunos giros idiomáticos en el lenguaje y en la escritura. Verbigracia: ahora hay que decir concienciación en vez de concientización, emprendurismo en lugar de emprendedurismo, etc. Sin embargo, creo se  acepta emprendedor en vez de emprendedor. El neologismo que  empoderar que es un anglicismo proveniente del verbo ingles to empower ha sido aprobado en el castellano, que no es más por mas vuelta que demos que el equivalente de apoderar. Ahora bien, los tecnicismos, los contenidos de los conceptos y las teorías  en las ciencias naturales (ciencias fácticas), en las matemáticas y la lógica (ciencias formales) y en algunas áreas de las ciencias sociales no varían como de la noche a la mañana. Las estructuras cognoscitivas en estas ciencias no cambian tan rápido. Como diría Louis Althusser, no debemos confundir la dialéctica con la esquizofrenia. Habrá que preguntarle a nuestro Dr. Bruno Rosario Candelier el porque la Real Academia de la Lengua ha dado esos giros en el idioma de Cervantes y como hablaría Quijano hoy día.

Francisco Rafael Guzmán F.

 

 

 

 

 

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar