Presunto fraude y demora de resultados marcan comicios primarios en Honduras

Por EFE domingo 21 de marzo, 2021

EL NUEVO DIARIO, HONDURAS.- Tegucigalpa, 21 mar (EFE).- La festividad que marcaron las elecciones primarias de tres partidos de Honduras el día 14 fue empañada por la tardanza del ente electoral en dar los primeros resultados oficiales y las denuncias de supuesto fraude en los tres institutos.

Pese a la pandemia de la Covid-19, que en esta nación ha infectado a cerca de 182.000 personas y dejado 4.430 muertos y una serie de irregularidades, las votaciones se celebraron con mucha participación de votantes.

La demora en la transmisión de los primeros resultados de las elecciones que celebraron los partidos Nacional, en el poder; Libertad y Refundación (Libre), y Liberal, causó dudas en el proceso y una “lluvia” de denuncias de presunto fraude.

El mismo Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció en la víspera que 1.192 actas serán sometidas a un proceso de verificación pública por “presentar inconsistencias, incongruencias e indicios de un posible fraude electoral”.

Otras 983 actas pasarán por el mismo proceso por estar en blanco, según las autoridades del ente electoral, que hasta hoy ha procesado 18.000 maletas electorales, de un total de 24.000.

Luis Zelaya, aspirante presidencial por el opositor Partido Liberal, ha venido denunciando un presunto fraude e irregularidades en todos los niveles electivos luego de que el CNE comenzó el pasado miércoles a dar los primeros resultados.

De acuerdo al último informe del CNE, el aspirante liberal Yani Rosenthal, exministro que estuvo preso tres años en EE.UU. condenado por lavado de dinero vinculado al narcotráfico, ha conseguido el 50,74 % de los votos, Zelaya el 32,73 % y Ángel Darío Banegas el 16,53 %, con el 57,35 % (4.565) de las actas procesadas.

En el Partido Nacional, que también denuncia un presunto fraude a nivel de diputaciones, con el 64,23 % de las actas escrutadas, Nasry Asfura, alcalde de Tegucigalpa, obtiene el 71,51 %, frente al 28,49 % de Mauricio Oliva, presidente del Parlamento, quien ya ha reconocido su derrota.

Xiomara Castro, ex primera dama y esposa del depuesto expresidente Manuel Zelaya, se impone en Libre con el 81,04 % de los votos, seguida de Nelson Ávila (10,23 %); Carlos Eduardo Reina (4,45 %), y Wilfredo Méndez (4,28 %), al ser procesadas el 48,44 % de las actas.

Aspirantes de Libre también han denunciado irregularidades en el proceso, por lo que Ávila ha solicitado una auditoría forense.

PROCESO CARECE DE LEGITIMIDAD

La diputada opositora Doris Gutiérrez dijo a Efe que los comicios están llenos de “irregularidades” que evidencian que el proceso carece de transparencia.

La tardanza de los resultados preliminares de los comicios y las encuestas a boca de urna, provocaron una “situación de duda, desconfianza y legitimidad en el proceso”, subrayó.

Gutiérrez, del minoritario Partido Innovación y Unidad Social Demócrata (PINU-SD), indicó que “la génesis” de los problemas en el proceso electoral comienza en el Parlamento hondureño que “no fue capaz” de aprobar con “claridad y contundencia” la nueva Ley Electoral y la normativa del Tribunal de Justicia Electoral (TJE).

Señaló que el proceso electoral debe “declararse nulo”, aunque reconoce que hacerlo creará “un clima de ingobernabilidad e incertidumbre” de cara a las elecciones generales, en las que participarán 14 partidos políticos.

“Deben contar voto por voto en las actas que hay inconsistencias, pero con participación ciudadana y de los representantes políticos involucrados”, indicó la parlamentaria, que insistió en la falta de transparencia.

El Parlamento hondureño tiene la oportunidad de “reivindicarse” con la población aprobando la Ley Electoral antes de los comicios generales, pero también se deben eliminar las credenciales en blanco para los representantes de las mesas electorales, agregó.

POLÍTICOS HICIERON “UN GRAN FRAUDE”

El exfiscal general hondureño Ángel Edmundo Orellana dijo que le ha “impactado” la gran cantidad de denuncias de fraude en las elecciones, las que tildó de “vergonzosas” las elecciones.

Señaló que el mismo CNE se ha visto “obligado” a declarar que ha habido un posible fraude en más de 1.000 actas de las que se han evaluado.

“Eso significa que estamos ante un gran fraude electoral y lo hicieron los políticos. Esto es producto del tripartidismo, las elecciones más vergonzosas de la historia de Honduras”, enfatizó.

En las elecciones generales de noviembre, los hondureños deben “saber votar y reflexionar” para que no escojan a los políticos que apoyaron la aprobación del Código Penal y la no continuidad de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (Maccih), que dependía de la OEA.

La demora de los resultados ha sido cuestionada por las universidades privadas, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), la principal cúpula patronal, y los mismos políticos, que reclaman al CNE mayor presencia de observadores en el proceso de escrutinio.