Presidentes Correa y Santos discuten sobre violencia y narco en frontera

Por Associated Press miércoles 15 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, QUITO (AP) — Los mandatarios de Ecuador y Colombia terminaron el miércoles un encuentro binacional junto a sus ministros. En éste acordaron acciones conjuntas para enfrentar problemas como violencia y narcotráfico en la zona fronteriza y profundizar la cooperación en temas como seguridad, economía y comercio.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos dijo que "las relaciones entre los dos países y entre los dos presidentes están en su mejor momento y cuando hay buenas relaciones son los pueblos los que salen beneficiados".

Por su parte, el presidente anfitrión, Rafael Correa, aseveró que estas reuniones, de las que se han realizado cinco en los últimos años, son una nueva manera de trabajar entre países hermanos y permiten "claros avances", aunque admitió que "hay mucho por hacer".

Al final de la cita ambos mandatarios suscribieron un documento para profundizar la cooperación en aspectos como seguridad y defensa, asuntos fronterizos, económicos y comerciales.

En el documento, Ecuador también felicitó a Colombia por el Acuerdo de Paz alcanzado con las FARC-EP y el inicio de la etapa posconflicto, que consolida los beneficios de la paz y reconciliación en Colombia, y expresó su compromiso para contribuir en las negociaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que empezaron hace una semana en Quito.

El ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, aseveró que en el encuentro se ha dado "énfasis en la seguridad fronteriza, que tiene que ver con la lucha contra el narcotráfico, la minería ilegal, la erradicación del secuestro y la extorsión en la frontera". Añadió que se ha acordado para el 22 de febrero una reunión entre autoridades locales para establecer planes específicos para combatir los problemas de seguridad en la frontera.

El sector limítrofe binacional, de unos 640 kilómetros que van desde el océano Pacífico hasta la Amazonia, se ha caracterizado por ser una zona donde por el lado colombiano operan grupos armados o de narcotráfico que con frecuencia incursionan en suelo ecuatoriano para descansar, buscar provisiones o cometer delitos.