Presidente CODUE afirma desintegración hogares ha creado una generación con desequilibrio emocional en RD

Por El Nuevo Diario domingo 26 de noviembre, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- El presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE), reverendo Fidel Lorenzo Merán, dijo que en el país existe una generación criándose con desequilibrio emocional, debido a la desintegración de los hogares.

El reverendo reveló que más de un 40% de los hogares dominicanos están integrados solo por un miembro de la familia y un 42% de los hijos solo ha sido declarado por el padre.

Entrevistado por el periodista Federico Méndez, en el programa Esferas de Poder, que se transmite los domingos de 5:00 a 6:00 de la tarde, por Santo Domingo TV, declaró que esos hogares están conformados por la madre o el padre, el hijo está donde la abuela, el abuelo o un tío.

Lorenzo Merán consideró que este desbalance emocional hace que el individuo sea presa fácil para la delincuencia y la violencia porque crece sin la figura del padre.

Manifestó que también hay un gran número de niños no declarados por el padre en la República Dominicana, por lo cual solamente llevan el apellido de la madre.

“Eso genera emocionalmente una actitud de rechazo en la vida del muchacho. O sea, un 42% solo tiene el apellido de mamá, los padres no lo han declarado”, significó.

El presidente del CODUE sostuvo que muy pocos de los niños logran en esa situación logran recuperar el apellido del padre.

“Tenemos un 40% de madres solteras, en el 37% de los casos son menores embarazadas, básicamente por adultos que ya tienen su familia y que no se atreven a asumir el compromiso con una joven que salió embarazada, entonces la abandonan”, subrayó.

 

Los niños pedigüeños

El presidente del CODUE consideró que deben ser perseguidos los autores de poner a pedir en las calles y avenidas a niños, que deben estar estudiando para formarse de cara al mañana.

Deploró que en cualquier día u hora en la semana se encuentran niños en avenidas muy transitadas pidiendo, por lo que el Estado debe perseguir a los adultos que los ponen a pedir.

“Entonces, hay una responsabilidad primaria, que es de la familia, segundo del Estado y tercero de la sociedad. O sea, es un conjunto tripartito en el que ninguno hemos cumplido; ni ha cumplido la familia, ni ha cumplido el Estado ni está cumpliendo la sociedad”, apuntó.

Lorenzo Merán observó que con esto se está construyendo una sociedad muy difícil y que podría ser una bomba de tiempo si no se diseñan políticas de mediano y largo plazo que vaya directamente a las causas y no a las consecuencias.

Anuncios

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar